Alain Resnais, un cineasta sutil y ecléctico, galardonado en Cannes

CANNES, Francia (AFP) – El veterano cineasta francés Alain Resnais, galardonado el domingo con un premio excepcional del jurado por el conjunto de su obra en el 62º Festival de Cannes, es un cineasta sutil y ecléctico, siempre sorprendente, que ha marcado la historia del séptimo arte.

Figura esencial de la Nouvelle Vague, Resnais, que está a punto de cumplir 87 años, recuerda por su libertad de tono y estilo a otra figura monumental, el portugués centenario Manoel de Oliveira, en este relato ligero y de una gran musicalidad interior.

‘Les herbes folles’, la película que presentaba a concurso este año, es la película sin duda más libre de su larga carrera.

A partir de un libro, ‘El incidente’ de Christian Gailly, Resnais construye esta vez un divertimento que parte del anodino robo de un bolso y su restitución para encadenar personajes, encuentros y situaciones guiados con una lógica dictada por el absurdo que concluye con un accidente de avioneta y una niña que pregunta a su mamá si podrá comer croquetas…

Los protagonistas de ‘Las hierbas silvestres’, interpretados por Sabine Azema y André Dussolier, dos actores habituales de Resnais, no paran de cometer actos irracionales con envidiable vitalidad y mucho humor, guiados por pulsiones incontroladas.

Nacido en 1922 en Vannes (Bretaña), este hijo de farmacéutico de salud frágil y más bien solitario leía a Proust y quería ser librero. Pero se inclinó por el espectáculo: en 1940 se matricula en los cursos Simon de teatro, en 1943 entra en la escuela de cine IDHEC para ser montador. Pero no será librero ni montador.

Se lanza pronto a la realización. En 1936, con 14 años, realiza ‘La aventura de Guy’ y siguen otros cortos en 16 mm sin difusión comercial. Entre ellos ‘Esquema de una identificación’ (1946), con el actor Gérard Philipe.

Llegan pronto las obras profesionales, entre ellas sus películas sobre Van Gogh y sobre arte africano (‘Las estatuas también mueren’). En 1955, realiza ‘Nuit et Brouillard’, un documental sobre los campos de la muerte.

El director de ‘Hiroshima mon amour’ (1959) y ‘El año pasado en Marienbad’ (1961), sus dos primeros largos, dio al principio una imagen de cineasta cerebral por la complejidad de sus temas y con sus adaptaciones de autores difíciles como Alain Robbe-Grillet o Marguerite Duras.

Resnais ha trabajado con el guionista y escritor español Jorge Semprún en ‘La guerre est finie’ (‘La guerra ha terminado’, 1966).

En los años ochenta, Resnais amplía su temática. Habla de ratas de laboratorio y biología (‘Mon oncle d’Amérique’, Gran Premio Especial del Jurado en Cannes en 1980), de cómics (‘I want to go home’), de educación (‘La vie est un roman’), adapta una obra del teatro burgués (‘Mélo’).

Innovador en todo momento, ha sorprendido estos últimos años con Smoking/No smoking’ (1993, Oso de Oro en Berlín), dos películas basadas en una misma historia con varias opciones narrativas, ‘On connaît la chanson’ (1997, César 1998 de la mejor película), que retoma clásicos de la canción francesa, o la opereta ‘Pas sur la bouche’ (2003).

‘Coeurs’ (‘Asuntos privados en lugares públicos’), una historia de personajes solitarios, ganó el León de Plata de la dirección en el Festival de Venecia de 2006.

You must be logged in to post a comment Login