Inmigración tiene rostro femenino

La emigración hacia Estados Unidos, que históricamente había sido una empresa de hombres, en el siglo XXI adquirió una fisonomía femenina, reveló un sondeo publicado por New America Media.

En la actualidad, la mayoría de los inmigrantes son mujeres y antes que ganar dinero, su prioridad para emigrar a este país es preservar la familia entera como unidad y ayudar a sus hijos a tener éxito, apuntó la encuesta.

Mientras estudios demográficos recientes indican que más de una tercera parte de los hogares estadounidenses sólo tienen una figura parental, el sondeo reveló que 90 por ciento de las mujeres entrevistadas dijo que su familia está intacta, sus esposos viven con ellas y sus hijos nacieron en Estados Unidos o vinieron para estar con ellos.

“El hilo dorado que da significado a su vida es la administración familiar”, anotaron Sandy Close y Richard Rodríguez de New America Media al comentar el estudio.

El sondeo fue realizado a más de mil mujeres inmigrantes de América Latina, Asia, Africa y el Medio Oriente y de ellas, el 30 por ciento reconocieron ser inmigrantes indocumentadas.

El estudio, conducido por Bendixen y Asociados, pone en duda la percepción de que la migración tiene fines eminentemente económicos.

Con varios obstáculos por sortear para mantener a sus familias juntas, la encuesta encontró a su vez que las mujeres han tomado un papel activo y asertivo en el núcleo familiar.

Uno de los mayores obstáculos para las mujeres inmigrantes es que tienen que tomar inicialmente trabajos con salarios bajos como meseras, camareras, sirvientas o costureras aún cuando han tenido puestos profesionales en sus países de origen.

Una barrera determinante a la que se han tenido que enfrentar es la del idioma. El 79 por ciento de latinoamericanas, el 73 por ciento de vietnamitas, el 70 por ciento de coreanas y el 63 por ciento de mujeres chinas reconocieron hablar poco o nada de inglés.

En tanto, el 63 por ciento de las latinas y el 68 por ciento de las chinas dijo haber tomado clases de inglés.

Otro obstáculo a remontar es la discriminación. El 80 por ciento de las mujeres provenientes de América Latina encontraron que la discriminación “es un problema grave”.

Expertos consideran que el tipo de trabajos que desempeñan las latinas, así como la exposición por la cobertura del tema de inmigración en los medios de comunicación –particularmente en los conservadores- son “clave” para el problema de la discriminación y hostilidad.

Según el sondeo, 40 por ciento de las mujeres originarias de América Latina y porcentajes significativos de aquellas de otras regiones no tienen seguro médico y la mayoría no conoce los programas públicos de salud que podrían ayudarlas a recibir asistencia médica para ellas y sus hijos.

El 90 por ciento de las vietnamitas, árabes y latinoamericanas dijeron querer convertirse en ciudadanas estadounidenses.

Las mujeres reconocieron que “asegurar la estabilidad familiar” es su principal razón para buscar la nacionalidad y votar en las elecciones fue señalada como segunda motivación.

Sin embargo, el estudio encontró que las mujeres asiáticas se naturalizan más pronto porque las leyes migratorias les permiten traen más familiares.

Sólo el 46 por ciento de las latinas encuestadas son ciudadanas estadounidenses y el sondeo indicó que el incremento en el costo de trámites de naturalización había dificultado más las posibilidades de obtener la ciudadanía, en particular durante la recesión.

Alrededor del 30 por ciento de las mujeres entrevistadas dijeron que han asumido las responsabilidades de jefe de familia al emigrar y comparten con sus esposos decisiones que van desde las finanzas de la casa hasta las de planificación familiar.

El trastrocamiento de la unidad familiar entre la población inmigrante se puso de relieve con las redadas, la construcción de la barda fronteriza y el aumento de salas de detención como parte de la política migratoria del es presidente George W. Bush.

Sin embargo,

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login