Aumenta riesgo de muerte en cruce de indocumentados a EU

Dallas.- El riesgo de muerte para los indocumentados que cruzan la frontera sur hacia territorio estadounidense se ha elevado 54 por ciento en cinco años, según estadísticas oficiales que comparan los fallecimientos con el número de aprehensiones.

Durante los primeros siete meses del año fiscal 2009 (octubre 2008-abril 2009) la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos registró 60 muertes por cada 100 mil aprehensiones, un considerable aumento del promedio de 39 por cada 100 mil registradas en 2004.

De manera paradójica, el incremento en el riesgo de muerte que enfrentan los indocumentados va ligado al reforzamiento de la vigilancia fronteriza, con más agentes y tecnología.

Grupos promotores de los derechos humanos y autoridades consulares mexicanas sostienen que el aumento de la vigilancia a lo largo de la frontera ha causado que los inmigrantes caminen mayores distancias en terrenos más peligrosos y aparatados, aumentando la probabilidad de que la gente se agote, deshidrate y muera.

“Estamos empujando a la gente hacia áreas mortales”, dijo Kat Rodríguez, coordinadora de la Coalición de Derechos Humanos, un grupo que monitorea las muertes de inmigrantes en la frontera con México.

“Cuando aumenta la vigilancia, las muertes se incrementan; hemos estado diciendo eso por años”, señaló.

Las cifras de detenciones de indocumentados muestran una clara tendencia a la baja a lo largo de toda la frontera con México. Sin embargo, el número de muertes de inmigrantes se mantiene.

La Patrulla Fronteriza registró 723 mil 825 detenciones de indocumentados durante el año fiscal 2008, 17 por ciento menos que en 2007.

La cantidad representa una reducción de 60 por ciento en comparación al año fiscal 2000, cuando fueron aprehendidos 1.6 millones de indocumentados para imponer una marca que no ha sido superada.

Las detenciones de inmigrantes a lo largo de la frontera se encuentran ahora en su nivel más bajo desde el inicio de la década de 1980.

Sin embargo, el número de indocumentados que fallecen en su intento por cruzar la frontera se mantiene en alrededor de 400 al año y va en aumento en algunas áreas.

En el sector de Tucson, por ejemplo, el número de muertes se ha mantenido entre 180 y 230 por año desde 2004. En el sur de Texas, en cambio, las muertes se incrementaron hasta en 72 por ciento en 2008 en comparación con 2007.

El consulado de México en McAllen, que registra los incidentes fatales en los condados fronterizos de Hidalgo, Starr y Brooks, contabilizó 67 muertes en 2008. Un año antes las muertes habían sumado 39.

La Patrulla Fronteriza no impide que alguien cruce, sólo provoca que se cambie el lugar por el que se cruza, aseguró por su parte el reverendo Robin Hoover, presidente de Fronteras Humanas, una organización de ayuda a inmigrantes en Tucson, Arizona.

Los mapas de Fronteras Humanas muestran que las muertes de indocumentados en el sur de Arizona se están registrando cada año más lejos de los caminos y fuentes de agua.

“La presencia de la Patrulla Fronteriza hace al inmigrante promedio más hambriento, sediento, más cansado y enfermo”, sostuvo Hoover.

Funcionarios de la Patrulla Fronteriza destacan en cambio que su presencia a lo largo de la frontera ayuda a evitar muertes en lugar de provocarlas.

“Nuestra presencia es mayor, estamos llegando a la gente mas rápido”, aseguró Robert Boatright, subjefe de la Patrulla Fronteriza en el sector de Tucson, el área en que tradicionalmente se registra el mayor número de muertes de indocumentados cada año.

Boatright atribuyó el mayor índice de muertes a la existencia de mejores métodos de búsqueda y recuperación de cadáveres.

“Cuando alguien pierde a un ser querido, muchas veces estamos obteniendo mejor información de parte de ellos que nos ayuda a encontrarlos”, explicó Boatright.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login