Elevan Washington y Corea del Sur vigilancia de Corea del Norte

Seúl.- Las fuerzas armadas de Corea del Sur y Estados Unidos incrementaron la vigilancia sobre Corea del Norte al segundo nivel de observación, por primera vez desde que Prongyang hizo una prueba nuclear hace tres años.

La elevación en las cinco etapas de “observación” ocurre cuando la tensión está en su punto más álgido sobre la Península Coreana, después de que Norcorea hizo una prueba atómica el pasado lunes y puso fin a la tregua vigente tras la Guerra de Corea de 1950-1953.

Según la agencia de noticias Yonhap, el portavoz de la Defensa surcoreana, Won Tae-jae, dijo que en una reunión informativa, Corea del Sur y Estados Unidos decidieron un operativo de inteligencia más activo y aumentar sus tareas de reconocimiento sobre Corea del Norte.

Won comentó que el grado de alerta en su escala de cinco etapas de combate, “Condición de Defensa”, permanece en el nivel cuatro.

Este grado de vigilancia señala la quinta vez que Corea del Sur y Estados Unidos han incrementado la “observación” al segundo nivel más alto, agregó.

Estados Unidos tienen 28 mil 500 soldados emplazados en Corea del Sur, como una fuerza disuasoria contra Corea del Norte.

Amenaza Corea del Norte con respuesta militar contra Seúl

Pekín.- Corea del Norte amenazó a Corea del Sur con una respuesta militar a la decisión de Seúl de adherirse a una iniciativa de Estados Unidos contra la proliferación nuclear, y aseguró que no está ya vinculada al armisticio de 1953.

Pyongyang también advirtió que no garantiza la seguridad de los barcos que naveguen en la costa oeste de su territorio, según un comunicado militar emitido por la agencia norcoreana KCNA.

Corea del Sur anunció la víspera su adhesión a una iniciativa de Estados Unidos para poner fin al tráfico de armas de destrucción masiva en el mundo, en respuesta al ensayo nuclear norcoreano.

Pyongyang había advertido que si Corea del Sur se sumaba a la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI, por sus siglas en inglés) consideraría este acto como una declaración de guerra.

La PSI, lanzada en 2003 por el entonces presidente estadounidense George W. Bush, autoriza maniobras militares y la intervención contra buques en alta mar si son sospechosos de transportar material nuclear o armas de destrucción masiva.

“Todo acto hostil contra nuestra república, en particular la inspección de nuestro navíos, provocará una respuesta militar fuerte e inmediata”, previno el Ejército norcoreano.

“Nuestro Ejército no estará vinculado ya por el acuerdo de armisticio”, agregó la fuente.

“Los que nos han provocado deberán enfrentarse a una sanción sin piedad e inimaginable”, amenazó Pyongyang, tras advertir que “la península coreana va a volver al estado de guerra”.

Las relaciones ente los dos países vecinos (técnicamente en estado de guerra tras el conflicto de 1950-1953) se deterioraron después de la llegada al poder en febrero de 2008 del presidente surcoreano Lee Myung-bak, que aboga por una línea dura hacia el régimen norcoreano.

Tras el anuncio de un ensayo nuclear el lunes, condenado por la ONU y por la comunidad internacional, Pyongyang disparó el martes y el miércoles varios misiles de corto alcance.

El segundo ensayo nuclear norcoreano –después del de 2006- provocó el rechazo inmediato de la comunidad internacional, con Estados Unidos, Corea del Sur y Japón a la cabeza, aunque también Rusia y China –aliado de Pyongyang- se sumaron al rechazo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó el 13 de abril el disparo de un cohete por parte de Pyongyang y reforzó el régimen de sanciones adoptadas contra Norcorea en 2006.

Corea del Norte respondió retirándose del diálogo multilateral para desnuclearizar la península coreana y reanudó sus actividades nucleares.

Las dos Coreas, Japón, Rusia, China y Estados Unidos negociaban desde agosto de 2003 la desnuclearización de la Península en unas conversaciones que en la actualidad están en punto muerto por las diferencias entre las p

You must be logged in to post a comment Login