CIDH deplora agresiones contra la prensa en México

La Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos, Catalina Botero Marino, condena el asesinato de Eliseo Barrón, periodista del diario La Opinión de Torreón, ocurrido en Durango, México, el 26 de mayo de 2009.

Asimismo, la Relatora Especial llama la atención del Estado sobre las graves amenazas recibidas por la periodista Lydia Cacho. La Relatora Especial insta a las autoridades mexicanas a adoptar medidas eficaces de lucha contra la impunidad de los crímenes contra periodistas y a implementar mecanismos adecuados de protección de periodistas en riesgo.

Según la información recibida, en la noche del 25 de mayo, Eliseo Barrón fue sacado a la fuerza de su domicilio, frente a su esposa e hijas, por un grupo de personas armadas no identificadas. Esa noche fue asesinado. Su cuerpo fue encontrado a la mañana siguiente. De acuerdo a la información recibida, Barrón cubría información policial para La Opinión de Torreón desde hacía 11 años. En los días previos, según el diario, el reportero habría escrito sobre temas de corrupción en Torreón.

Por otra parte, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión ha recibido información según la cual la periodista Lydia Cacho ha recibido graves amenazas de muerte y se encuentra en situación de riesgo extraordinario por razones directamente asociadas al ejercicio de su profesión. Como lo señala la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, la comunicadora fue víctima de “actos de tortura” y otras graves violaciones de sus derechos humanos. Tales hechos habrían ocurrido, según la información recibida por la Relatoría Especial, en represalia por haber publicado un libro en el que denunciaba la existencia de una red de pederastas.

Durante el presente año al menos seis periodistas fueron asesinados en la región para evitar que publicaran informaciones sobre corrupción o crimen organizado. Dos de estos periodistas fueron asesinados en México. En 2006, se registraron nueve asesinatos y un desaparecido en este país. Al año siguiente, se reportaron tres homicidios y tres desapariciones, y en 2008, cinco asesinatos y una desaparición. La Relatoría Especial también ha recibido información sobre el riesgo extraordinario que corren algunos periodistas como consecuencia de su labor, y cuyos casos ya han sido denunciados ante las autoridades competentes.

La Relatora Especial para la Libertad de Expresión exhorta a las autoridades mexicanas a que esclarezcan los hechos para que los autores del asesinato de Eliseo Barrón y de las vulneraciones a los derechos humanos de Lydia Cacho sean adecuadamente juzgados y sancionados.

Asimismo, hace un llamado al Estado para que se impulsen decididamente las investigaciones existentes sobre los crímenes y amenazas contra periodistas y para que se adopten, lo antes posible, medidas urgentes, como el fortalecimiento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas, la federalización de los delitos contra periodistas y la implementación de mecanismos permanentes de protección especializados para garantizar la vida y la integridad de los comunicadores en riesgo.

A este respecto, la Relatora Especial recuerda que el Principio 9 de la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión de la CIDH señala que el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

Para más información sobre la Relatoría Especial: http://www.cidh.org/relatoria.

You must be logged in to post a comment Login