Presión máxima para Susan Boyle en la final de “Britain’s Got Talent”

LONDRES (AFP) – Susan Boyle, la solterona escocesa con voz de ángel, se dispone el sábado a dar “el espectáculo de su vida” en la final del concurso televisivo “Britain’s Got Talent”, aunque los medios de comunicación señalan que podría ceder al pánico.

La mujer que a sus 48 años “nunca ha sido besada” y que vive sola, con su gato Pebbles, salió del anonimato cuando entró el pasado mes de abril en el popular concurso de talentos de la cadena británica ITV, “Britain’s Got Talent” y saltó de inmediato a la gloria planetaria a través de Internet.

Ese día, el jurado y el público -cuyo cruel menosprecio por la mujer despeinada, sencillota y algo gordita había quedado patente- parecieron anonadados cuando Boyle entonó “I Dreamed a Dream”, del musical Los Miserables.

Pero a la nueva estrella, hasta entonces desempleada, le cuesta adaptarse a su fulgurante y repentina fama y a la intensa presión mediática a la que está sometida, y empezó a mostrar señales de febrilidad en los últimos días.

Dolida por la crítica recibida tras su actuación en la semifinal del concurso esta semana, tuvo un ataque de ira en la entrada del hotel londinense en el que está alojada y la policía tuvo que intervenir.

El presentador Piers Morgan, uno de los jurados del programa, explicó el jueves que Susan Boyle se sentía como “una liebre asustada por las luces de un auto”.

“Se ha puesto a llorar en varias ocasiones en los últimos días, y en un momento dado quiso abandonar el programa para escapar a toda esta atención” pero cambió de opinión, señaló.

Los diarios británicos temen por las consecuencias de tal nivel de presión sobre su salud y según un tabloide, la producción del programa ha previsto un equipo médico para atenderla.

“Apuesto a que va a responder dando la actuación de su vida”, estimó sin embargo Piers Morgan el viernes.

“Es una señora fuerte que ha luchado desde que nació y no va a abandonar ahora”, aseguró.

Los resultados del programa, que empieza a las 19H45 GMT y será visto por varios millones de televidentes, se esperan hacia a las 20H30 GMT.

Boyle se enfrenta a 10 finalistas, entre ellos la pequeña británica de origen iraní de 12 años Shaheen Jafargholi y el dúo de danza cómica Stavros Flatley, formado por un padre greco-chipriota y su hijo.

Si gana, recibirá un premio de 100.000 libras (115.000 euros, 160.000 dólares), un contrato para grabar un disco y una gira mundial, y actuará ante la reina Isabel II.

Gane o pierda, los comentarista vaticinan que su éxito ya está asegurado. Se habla de que se presentará en una obra musical en el West End londinense, y que ante su puerta hay contratos millonarios con casas de discos.

En cualquier caso, Boyle es la gran favorita para la final. La casa de apuestas William Hill prevé su victoria por 10 contra 11.

You must be logged in to post a comment Login