Mauricio Funes da plantón a la diáspora

No hay problema, “intenten poner la fecha lo más próximo al primero de junio” es lo que habría dicho, de sus propios labios, el presidente electo Mauricio Funes en Washington, DC. a finales de abril cuando se le preguntó sobre la invitación formal cursada a principios de ese mes para reunirse con los salvadoreños en el exterior en un hotel de San Salvador.

Entonces el problema de agenda del presidente electo era una comparecencia en los juzgados de Paris por el juicio del asesinato de su hijo Alexander Funes programada para el 28 de mayo de 2009.

Impostergable era aquella fecha simbólica del presidente electo en Paris que se hizo lógicamente como él sugirió: mover la fecha al máximo hacia el primero de junio.

Se hicieron los arreglos pertinentes, se escogió el sábado 30 de mayo –el menos apretado del revuelo– y se informó por teléfono y carta de la fecha a todo el personal que amuralla al presidente electo.

Los organizadores, Salvadoreños en el Mundo (SEEM), querían armar un encuentro que pretendía felicitar al presidente Funes por el triunfo obtenido en las elecciones presidenciales del 18 de marzo de 2009 y recordarle el potencial que representan.

Muchos llegaron de Los Angeles, de San Francisco, de Washington, de Toronto, de Madrid, de Estocolmo, de Alaska, de Melbourne, y de otros recónditos rincones del mundo donde habita la Diáspora, que luchó y votó por él.

Tal como estaba previsto por los organizadores, a las 7:30 pm del día 30 de mayo de 2009 se llevó a cabo en el Hotel Presidente de San Salvador el encuentro de Conmemoración de la Diáspora Salvadoreña por el Cambio en El Salvador.

A las 5:30 de la tarde, dos horas antes del evento, una secretaria de la nueva cancillería llamó para informar que el presidente electo no podía asistir al encuentro, que “profundamente lo agradecía” pero que enviaba al nuevo canciller, el Sr. Hugo Martínez.

Al final de la noche, tampoco se contó con la presencia del Sr. Martínez. Éste había recibido una llamada en el último minuto de sus futuras majestades, los príncipes del Reino de España, la princesa Letizia y el príncipe Felipe, para un evento de cooperación oficiado por autoridades europeas.

Entre la elección de un evento y otro, el nuevo canciller dudó, pero al final dejó del lado a los suyos, los migrantes plebeyos, para reunirse con los príncipes. El día siguiente lo remediaría con un desayuno: “Ofrezco una disculpa pública a Salvadoreños en el Mundo”.

El vacío institucional, lo rompió el Sr. Juan José García, a quien se proclamó esa noche como el nuevo viceministro para la atención de los salvadoreños en el exterior. A él se le agradece profundamente el haber salido al paso para salvar los platos rotos.

“No es posible, es inconcebible, un desarrollo nacional sin la participación de los salvadoreños en el exterior” dijo el nuevo viceministro.

“Donde está el Sr. Mauricio Funes” se preguntó la gente, entre ellos, el Sr. Embajador en Funciones de EE.UU. en San Salvador, El Sr. Robert Blau, quien organiza parte de la agenda de Hillary Clinton en su visita oficial a El Salvador.

Salvadoreños en el Mundo.

You must be logged in to post a comment Login