Novedoso McDonald’s ecológico en Alemania

Por Olga Borobio.

Berlín.- Los consumidores de comida rápida no están acostumbrados a ver restaurantes con alta tecnología de eficiencia energética.

Sin embargo, el edificio de McDonald’s en Achim, junto a Bremen, en el norte de Alemania, sorprende a más de uno con sus técnicas verdes para ahorrar energía y reducir al mínimo el consumo de la misma.

En Alemania el tema ecológico está en el primer lugar de los intereses de la población, tanto en materia de alimentos como en el uso eficiente de la energía y materiales de construcción que respeten el medioambiente y no dañen la salud, entre otros.

Por lo tanto, McDonalds trata de esa forma de cambiar su imagen, ya que muchos alemanes consideran que esa cadena sólo vende comida chatarra de pésima calidad y perjudicial para la salud.

Una pantalla situada en la barra hace visible a todos los que se acercan a pedir su menú, en cifras rotas digitales, la cantidad de energía solar que produce en cada momento el edificio.

Mientras tanto, el techo solar con pequeños módulos negros y azules brillantes y una instalación térmica solar se ocupan del calentamiento del agua.

La sede del McDonald’s de Achim fue desarrollada por científicos de la Universidad de Construcción y Economía de Biberach, en el sudeste del estado federado de Baden-Wurtemberg.

Está dotada casi con todas las tecnologías actuales disponibles para reducir el gasto de energía en los hogares.

El tema es de gran actualidad en Alemania porque el gobierno lleva a cabo fuertes inversiones públicas para promover el uso racional de energía en edificios y casas habitación y disminuir las emisiones nocivas para la atmósfera.

Energía geotérmica, eólica, fotovoltaica y solar suministran al edificio de MacDonald’s calor y electricidad.

De esta forma, ha logrado renunciar completamente al consumo de gas, explicó Alexander Schramm, presidente de la firma en Alemania y responsable de los proyectos de construcción en el país, a medios alemanes.

Destaca de forma especial la solución de climatizar el restaurante al ahorrar energía mediante el llamado “Adiabatik”, un sistema que consiste en enfriamiento por evaporación y que funciona rociando agua caliente con agua que se evapora de esa manera y produce aire frío.

Pero también los sistemas de enfriamiento están dotados con sistemas de ahorro y no emiten gases de efecto invernadero, funcionan con propano como medio de refrigeración.

Así y con un sistema de calefacción superficial de alta tecnología en suelos y techos, el restaurante es climatizado, se ahorra energía y el calor es reutilizado para otros usos.

Además, la iluminación es por medio de diodos LED y el uso del agua de la lluvia es utilizada para los baños y las instalaciones exteriores.

En este McDonald’s hasta la grasa frita es reutilizada para obtener biodiesel, que va a dar directamente a los tanques de los camiones de un suministrador.

Sin embargo, todo este sistema que permite ahorrar un 20 por ciento de energía tiene costes considerables. El McDonald’s de Achim es un tercio más caro que los convencionales. “Para nosotros es una inversión de futuro”, cuenta el gestor de la firma.

Y es que ello ha servido para mejorar la imagen de MacDonald’s, que ha sido aplaudida incluso por institutos ecológicos independientes.

“Ese tipo de proyectos son necesarios para mostrar que las energías renovables y nuevas tecnologías funcionan realmente en la vida cotidiana”, explica Dietlinde Quack, del departamento de investigación de la cadena.

Además, suponen una solución para el aumento de los costes de la empresa.

“Por un lado se mejora la imagen y se ayuda al medio ambiente, y por otro se reducen costes en la cadena de comercio, donde los márgenes son escasos”, defiende Stephan Kohler, director ejecutivo de la Agencia de Energía Alemana (Dena).

El experto afirma que existe una clara tendencia en esa dirección de construcción para producir energía de forma más eficiente en otros sectores, y que l

You must be logged in to post a comment Login