Industriales argentinos piden a sus pares del Mercosur frenar a Venezuela

BUENOS AIRES (AFP) – La poderosa Unión Industrial Argentina (UIA) pidió a sus pares del Mercosur reunirse poner un freno a la adhesión de Venezuela al bloque, en represalia por las estatizaciones que promovió el presidente Hugo Chávez, anunció el lunes una fuente empresarial.

“Convocamos al Consejo Industrial del Mercosur a una reunión esta semana para analizar si el actual comportamiento del modelo venezolano está dentro del protocolo de adhesión (al Mercosur) que firmó Venezuela hace tres años”, afirmó José Ignacio de Mendiguren, secretario de la UIA.

La entidad empresarial encabeza una ofensiva para trabar la entrada de Venezuela al bloque que componen Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, desde que Chávez anunció hace diez días la estatización de tres empresas siderúrgicas del holding argentino Techint, el más grande del país.

El encuentro entre las cámaras industriales de los cuatro países podría realizarse esta semana en Montevideo, dijo a la prensa otra fuente de la UIA, que nuclea a decenas de miles de empresas fabriles.

Venezuela se encuentra en proceso de adhesión plena al Mercosur, con el aval de los congresos de Argentina y Uruguay, pero resta que su ingreso sea aprobado en los Parlamentos de Brasil y Paraguay.

Mendiguren afirmó que el modelo que lleva adelante Chávez con la estatización de sectores estratégicos, como el siderúrgico, “es incompatible con el modelo de integración del mercado común, que es armonizar políticas macroeconómicas”.

El representante de la entidad empresarial reconoció, sin embargo, que Venezuela “es autónoma y soberana para llevar adelante” las nacionalizaciones.

“Si Venezuela va en un proceso de estatización de sectores industriales, bancarios y de servicios, eso es un nuevo hecho que no fue contemplado cuando se analizó su ingreso como miembro pleno del Mercosur”, insistió.

El anuncio de estatización de las siderúrgicas Tavsa y Matesi, con mayoría accionaria de Techint, y de Comsigua, donde el grupo argentino tiene participación minoritaria, había generado una dura e inusitada condena de las más grandes cámaras empresariales argentinas.

El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, de buenas relaciones políticas y económicas con Chávez, sostuvo que respeta la decisión soberana de Venezuela, aunque se comprometió a realizar gestiones en el marco de las negociaciones para resarcir a Techint.

Kirchner se había involucrado personalmente en la negociación entre Chávez y Techint, tras la nacionalización de otra empresa del grupo, Ternium-Sidor, la mayor acería de la zona andina y del Caribe, con una producción de 4,3 millones de toneladas de acero líquido en 2007.

La estatización de Ternium fue anunciada por decreto en marzo de 2008 y concluyó con un reciente acuerdo que involucró el pago de 1.970 millones de dólares al grupo argentino.

La decisión de Chávez de avanzar sobre intereses de Techint en Venezuela era tratada a nivel de cancilleres este lunes, en el marco de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Honduras, adelantó el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana.

You must be logged in to post a comment Login