Mauricio Funes asume como el primer presidente de izquierda en El Salvador

SAN SALVADOR (AFP) – El periodista Mauricio Funes se convertirá este lunes en el primer presidente de izquierda en la historia de El Salvador, acompañado por casi una veintena de líderes, entre los que se encuentra la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton.

Funes ha puesto fin a 20 años de hegemonía de la derecha, en las elecciones del pasado 15 de marzo, con la ayuda de la ex guerrilla marxista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que ya había intentado conquistar el poder sin éxito en tres ocasiones anteriores.

Una combinación que no está exenta para muchos de riesgos por la tendencia del popular periodista televisivo a la independencia y por las ansias de los viejos militantes de la guerrilla de imponer un programa de gobierno de corte socialista.

Prueba de esta dificultad ha sido el anuncio del ejecutivo con que gobernará Funes pocas horas antes de juramentarlo este lunes, una vez que él mismo jure su cargo a partir de las 14H30 GMT ante el presidente de la Asamblea Legislativa en el Centro de Convenciones de la capital. El presidente explicó esta tardanza por el “proceso esencialmente complejo” que vive la “transición de un gobierno de derechas a un gobierno de izquierdas”.

Buena parte de los ministros y secretarios designados no pertenecen al FMLN, a menudo fruto de un compromiso entre líder y partido que han optando por una “tercera vía” que no era la elección primera ni de uno ni otro, según trascendió en la prensa local.

En total trece ministros y seis secretarios, entre ellos su esposa y primera dama, la brasileña Wanda Pignato, integran el ejecutivo de Funes, que gobernará el país más pequeño y más densamente poblado de Centroamérica por cinco años, en un periodo que se presenta incierto a la luz de la crisis económica.

Funes estará arropado este lunes por una quincena de jefes de Estado y delegaciones de 72 países, entre ellos los príncipes Felipe de Borbón y su esposa, Letizia.

Ante las críticas de sus opositores por una supuesta cercanía con el Socialismo del Siglo XXI que preconiza el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Funes ha reiterado que su modelo a seguir es el de Brasil, liderado por Luiz Inacio Lula da Silva. “Los empresarios tienen que perder el miedo al FMLN y a un gobierno de izquierda”, pero la izquierda también tiene que superar los “prejuicios que tradicionalmente ha tenido hacia los empresarios”, dijo recientemente Funes, quien está convencido de que el desarrollo de El Salvador “pasa por la esquina de los empresarios”.

Funes ha recibido el apoyo de la jefa de la diplomacia estadounidense, cuyo país había tenido hasta ahora en El Salvador a uno de sus aliados más fieles. “Estamos convencidos y optimistas respecto a construir sobre la base de la relación que tenemos con El Salvador y estamos viendo cómo podemos hacer que todo aspecto de nuestra relación, incluyendo nuestro TLC, funcione de una manera mejor”, dijo Clinton en una rueda de prensa.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar ha pedido al nuevo presidente “un gobierno de unidad, (…) que pueda construir la paz sin violencia, con un país en donde las leyes sean justas y favorezcan el bien común” y “pueda llevar adelante al país por mejores senderos aún en medio de una crisis económica”.

Las palabras del arzobispo se hacen urgentes en un país sacudido por la violencia, que deja 12 muertes diarias de media y una fuerte inseguridad por la extendida presencia de las pandillas o maras y las pocas oportunidades de trabajo que ha obligado a cerca de tres millones de salvadoreños a emprender la senda de la emigración en los últimos años, convirtiéndose en pilares de la economía del país.

You must be logged in to post a comment Login