Recompensarán a campesinos por conservar variedades de cultivos: FAO

Roma.- Un tratado internacional vinculante para la conservación y difusión de variedades de cultivos recompensará por primera vez a los agricultores de países pobres por conservar variedades de plantíos en pro de la seguridad alimentaria mundial.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), así lo anunció este día en un comunicado y explicó que la recompensa se otorgará al amparo de un tratado internacional vinculante para la conservación y difusión de variedades de cultivos.

La FAO dijo que como parte del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, se pondrá en marcha un nuevo esquema de distribución de beneficios gracias a donaciones de diversos gobiernos para proyectos en este ámbito.

Precisó que los detalles serán explicados en la reunión de esta semana del Organo Rector del Tratado en Túnez.

El organismo precisó que los proyectos han sido seleccionados entre más de 300 propuestas enviadas por campesinos, organizaciones de agricultores y centros de investigación, sobre todo de Africa, Asia y América Latina.

“Es la primera vez que se transfieren beneficios económicos en aplicación del Tratado acordado en 2004. El Tratado creó un fondo común mundial formado por 64 cultivos alimentarios que suman más de un millón de muestras de recursos fitogenéticos conocidos”, subrayó.

El Tratado estipula que siempre que un producto comercial patentado haya utilizado un gen de este fondo común, el 1.1 por ciento de sus ventas debe destinarse al fondo de distribución de beneficios del pacto.

El primer grupo de proyectos recibirá unos 250 mil dólares, mientras Noruega, Italia, España y Suiza han aportado el capital inicial a este fondo para la distribución de beneficios.

La FAO recordó que la fitogenética es un proceso lento y pueden transcurrir diez o más años desde que se produce la transferencia de genes hasta que llega a un producto patentado. Por este motivo los gobiernos anteriormente citados han respaldado el proyecto.

“Ningún país es autosuficiente en recursos fitogenéticos; todos dependen de la diversidad genética de los cultivos de otros países y regiones. Por lo tanto, la cooperación internacional y el libre intercambio de recursos genéticos son esenciales para la seguridad alimentaria”, señaló.

Subrayó que el cambio climático ha hecho que este reto sea aún más urgente, ya que existe la necesidad de conservar todos los cultivos desarrollados durante milenios capaces de resistir inviernos fríos o veranos calurosos.

Sólo 150 cultivos alimentan a la mayor parte de la población mundial y únicamente 12 de ellos proporcionan el 80 por ciento de la energía alimentaria procedente de las plantas, suministrando el arroz, trigo, el maíz y la patata por sí, solos casi el 60 por ciento, recordó la FAO.

Se estima que hace tiempo existían unos 10 mil cultivos. Hoy en día, sólo 150 cultivos alimentan a la mayor parte de la población mundial y únicamente 12 de ellos proporcionan el 80 por ciento de la energía alimentaria procedente de las plantas.

El arroz, el trigo, el maíz y la patata representan por sí solos casi el 60 por ciento.

El Tratado proporciona a campesinos, fitogenetistas y científicos el acceso a material fitogenético gratuito de 60 cultivos -cultivos que representan el 80 por ciento de todo el consumo humano- y ayuda a compartir los beneficios obtenidos de su uso comercial.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login