El discurso presidencial

El discurso del nuevo presidente de El Salvador, Mauricio Funes, fue bueno. Muy propio de él. Le vimos como le recordamos: buen periodista, analista crítico de la sociedad, hombre con valores éticos y ciudadanos. Muchos votamos por él, precisamente por ser como es.

Los contenidos éticos de su discurso, sus promesas de luchar contra la pobreza y la exclusión, su denuncias y compromisos en la lucha contra la corrupción nos alegran y satisfacen. Es más, nos dan esperanza.

La toma de posesión, el «¡sí se pudo!» entusiasmado de la gente, era un grito de alegría de quienes quieren en El Salvador más solidaridad, mejor funcionamiento de las instituciones y mayor justicia social. Este cambio es bueno, y ayudará incluso a la derecha a entender mejor la necesidad de ser socialmente más responsable.

Mauricio hizo muy bien en desmarcarse claramente de los gobiernos anteriores. Su denuncia de la corrupción, la ineficiencia y el abandono de los pobres ha sido clara. Aunque si existen evidencias claras de corrupción, bueno será que a algunos de los corruptos de gobiernos pasados se les enjuicie, simplemente para que las denuncias no queden sólo, como es tradición entre nosotros, en pura palabra sin repercusión en el campo de la justicia.

Mejor todavía ha sido la cita permanente de Monseñor Romero, no sólo en este discurso, sino en la visita matutina a la tumba y en otras muchas ocasiones. Es también poner el listón muy alto, pues querer gobernar según los sueños de Romero no es fácil para nadie. Y, por supuesto, tampoco para la izquierda. Pero citar a Romero ciertamente le honra a Mauricio.

Sin embargo, dado que el mayor aporte que se puede hacer desde la sociedad civil a un gobierno como el de Mauricio Funes es el de apoyarlo críticamente, es bueno señalar algunas carencias en el discurso. Sus palabras de toma de posesión son su primer paso. Ha sido un buen paso, pero conviene resaltar un poco más de nuestra parte el horizonte hacia el que desearíamos que se orientara el rumbo del nuevo gobierno.

El discurso ha sido crítico con el pasado y ha insistido en la unidad nacional. Pero no acaba de saberse quién es el que decide en torno a qué elementos y posiciones se debe estructurar la unidad nacional. Todo tenemos ideas al respecto.

Y aunque coincidimos con Mauricio en que hay que darle prioridad a la lucha contra la pobreza y la exclusión, y al trabajo en favor del fortalecimiento de la democracia, será normal que haya diferencias en el cómo avanzar no sólo en el conjunto del país, sino incluso entre quienes se consideran de izquierdas. En ese sentido no conviene que el Gobierno se apodere del término unidad nacional.

Pactos, concertación, diálogo, claro que sí. Porque el diálogo y la concertación es el instrumento básico de la convivencia pacífica y de la solución de conflictos. La unidad, en el sentido estricto, es muy difícil. Y más en una democracia que funciona en debate permanente, en libertad de crítica y con diversidad de partidos.

Es posible que en torno al tema de las víctimas, que no fueron mencionadas al hablar de la reconciliación nacional, haya diferencias entre gente que estuvo y sigue estando cerca de ellas. De hecho el discurso manejado durante la campaña en torno al tema de las víctimas no ha sido muy satisfactorio para muchos de los que llevamos años trabajando esos temas. Mons. Romero hubiera suscrito sin duda las palabras de Juan Pablo II proponiendo, tras las guerras civiles, un proceso que tuviera verdad, justicia, reparación a la víctimas y perdón.

En El Salvador ese proceso no se ha dado y el Estado tiene a través de los gobiernos de turno, ahora el de Mauricio Funes, la deuda de recorrerlo. Es más, desde 1999 El Salvador tiene unas recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que se ha negado sistemáticamente a seguir. Y al presidente Funes le toca ahora cumplirlas. Si no las cumple, al nuevo presidente la crítica le vendrá bien, tanto para ayudarle a ser fiel a un tratado internacional como a una obligación ética del Esta

You must be logged in to post a comment Login