Carta abierta al presidente de El Salvador

Washington DC, 3 de junio de 2009

Don Carlos Mauricio Funes Cartagena
Presidente Constitucional
República de El Salvador

Excelentísimo Sr. Presidente:

En nombre de los miembros de la Comisión Cívica Democrática y en mi calidad de líder político, comunitario y empresarial de los salvadoreños que residimos en el exterior, así como, presidente de la 1ra. Cumbre Internacional de la Diáspora Centroamericana; aprovecho esta oportunidad para felicitarle por su emotivo y sincero mensaje de unidad política, transparencia gubernamental y equidad socio-económica a la nación durante su discurso inaugural al ser envestido con el más alto honor ciudadano para servir al pueblo salvadoreño, como lo es, ser el nuevo presidente de la República.

La relevancia histórica del mandato presidencial que inicia este día, lo convierten en la figura política más importante después de los padres de la patria quienes lograron la independencia a la sumisión española hace dos siglos. Ahora, en su capacidad humana y visión política como presidente de la República converge la esperanza histórica de la lucha revolucionaria de un pueblo que este día a través de su gobierno se independiza de la iniquidad de los círculos de poder históricos y la sumisión a sus políticas públicas que han mantenido al estado secuestrado por siglos, ocasionando todas las consecuencias nefastas que vive nuestra sociedad y que ha provocado el éxodo de la tercera parte de la población salvadoreña que ahora reside en el exterior. Basado en este histórico acontecimiento político, con todo respeto y en el mejor animo de atender su llamado de unidad y concertación social le expreso que:

1.Es complaciente escuchar en su discurso inaugural la inclusión del presidente Barack Obama como referente político en su estilo de gobierno y política exterior, ya que modera su postura de referencia política e ideológica que como candidato y presidente electo exhortó, así como, manifiesta su sincero compromiso por nuestro llamado a que no se ignoren los intereses de los millones de salvadoreños que viven, son empleados y son dueños de negocios en esta gran nación y que gracias a ello, contribuimos a la economía nacional, a través de remesas familiares, remesas productivas, turismo, inversiones comerciales, impuestos por bienes y llamadas telefónicas y consumo de productos nostálgicos

2. Es excepcional, el hecho político de no ratificar en su discurso inaugural la declaración hecha en Caracas con relación a su apoyo al Socialismo del Siglo XXI y compromiso como gobernante de El Salvador a impulsar la gran patria latinoamericana socialista del Presidente Hugo Chávez.

3. Es satisfactorio su determinado compromiso por fortalecer la democracia y la justicia social, a través de la reestructuración ética y moral de nuestra sociedad, así como, su vitalizado pacto por combatir la corrupción, la evasión y elusión fiscal y el crimen organizado.

4. Es invalorable su determinado compromiso a velar por los intereses de los más pobres y dedicar los recursos del gobierno para mejorar las condiciones de vida de estos por medio de los programas sociales que ha anunciado con relación a la educación, la salud, la vivienda y la creación de empleo.

Sin embargo, en esta euforia y optimismo que el ochenta por ciento de la población salvadoreña esperanzadoramente manifiesta por su ascensión al poder, se debe ser objetivo y considerar que, no se puede ignorar el hecho que los votos emitidos para proporcionarle la victoria presidencial, no fueron exclusivos a su persona, sino que también fueron emitidos hacia el partido político FMLN. El voto duro del partido ha sido en las últimas décadas del 35 por ciento del voto nacional, lo que ejerce un poder significante sobre el 16 por ciento que usted atrajo para ganar la Presidencia de la República. Esto produce un reto político mayor para usted, ya que además de enfrentarse a la recalcitrante oposición que la der

You must be logged in to post a comment Login