Presiona gobernador de Illinois para modificar presupuesto

Chicago.- El gobernador de Illinois, Pat Quinn, difundió una lista de más de un millón de personas con necesidades especiales que perderán la ayuda por falta de recursos, si los legisladores no rectifican el presupuesto del año fiscal que inicia en julio.

En el listado que tituló “Dañó a nuestras personas más vulnerables” indica que 463 mil niños y jóvenes perderían servicios en áreas como abuso de sustancia, embarazo adolescente, violencia y delincuencia, y que a 190 mil estudiantes se les retirarían becas universitarias.

La hoja proporcionada por la oficina de Quinn cita que de no aumentar los recursos presupuestales se cancelaría el apoyo con guarderías a 80 mil madres de ingresos bajos, a más de 20 mil ancianos servicios en sus hogares y 65 mil personas suspenderían sus tratamientos de rehabilitación contra el alcohol y uso de sustancias.

Además, 15 mil padres de crianza perderían el apoyo económico que reciben, se cortarían 23 mil subsidios por adopción, y 5 mil 500 personas con discapacidades dejarían de recibir beneficios basados en apoyos comunitarios.

Y no habría más remedio que eliminar la ayuda a 175 mil personas que cuentan con atención de salud mental, se suspenderían programas de rehabilitación para discapacitados, y 56 mil víctimas de violencia en el hogar y de agresión sexual perderían importantes servicios.

Quinn expresó que estos cortes a programas de beneficio social son irremediables si los legisladores no hacen algo para mejorar el presupuesto para el año fiscal que inicia en julio próximo, el cual aprobaron como provisional, calculando que alcanzaría para medio año.

El domingo los legisladores no llegaron a un acuerdo respecto al incremento del impuesto sobre la renta que permitiría enfrentar un déficit presupuestal cercano a los 12 mil millones de dólares, y prometieron revisarlo hasta que regresen de vacaciones de verano, en septiembre próximo.

El lunes, Quinn se reunió con los líderes camariles y acordaron revisar probables recortes con los que se eliminen presiones en el presupuesto, pero intenta presionarlos para que regresen a sesiones extraordinarias y aprueben un incremento de al menos 50 por ciento al impuesto sobre ingresos, que restaure parte del gasto público.

Este jueves el gobernador se reunirá de nuevo con los líderes partidistas de ambas cámaras a fin de intercambiar propuestas de recortes.

De abrir una sesión extraordinaria para la revisión del presupuesto, Quinn tendría que contar con el apoyo de los republicanos a su propuesta de alza impositiva, lo que esa bancada legislativa ha rechazado de manera terminante.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login