Países del continente se adhieren al lema de la no violencia

San Pedro Sula, Honduras –Los representantes de diez Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) cerraron el diálogo de los Jefes de Delegación en el seno de la 39ª Asamblea General de la institución hemisférica con unas intervenciones centradas en el tema de la reunión, “Hacia una cultura de la No-Violencia”.

Los representantes de Jamaica, Antigua y Barbuda, Brasil, Canadá, Santa Lucía, Grenada, Bahamas, Costa Rica, Honduras y Barbados manifestaron su adhesión al lema de la Asamblea General y presentaron diferentes propuestas en el seno del encuentro celebrado en la ciudad hondureña de San Pedro Sula.

La Canciller hondureña, Patricia Rodas, comenzó su alocución agradeciendo a todas las delegaciones la visita a su país y especialmente a San Pedro Sula, una ciudad que según ella afirmó, “ha dado el corazón por esta Asamblea”.

La Canciller también agradeció el apoyo a la Declaración de San Pedro Sula, producto de la Asamblea General, y aseguró que su Gobierno eligió el lema de la “No-Violencia” “como un acto militante, potente, cotidiano”, que se refiere “a cualquier tipo de agresión o cualquier tipo de violencia, empezando por la que se produce en los hogares”.

“El principio activo de la no violencia debe ser adoptado por todos los estados del continente”, afirmó la Ministra hondureña, que se centró especialmente en dos tipos que consideró especialmente peligrosas: “La violencia comunicacional y la violencia de los dobles discursos”. En ese sentido, ofreció entregar al Consejo Permanente de la OEA una “Carta de la No-Violencia” que propugne unos principios a seguir para la organización.

En el cuadragésimo aniversario de la incorporación de Jamaica a la OEA, el Ministro de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior del país caribeño, Kenneth Baugh, recordó que “muchos de los factores relacionados con el crimen, incluyendo la pobreza y las crisis económica y ecológica que afrontamos, son transnacionales por naturaleza”.

Por ello, afirmó el Canciller Baugh, “las más recientes evoluciones reclaman sin dudas soluciones hemisféricas y regionales”. El Ministro caribeño reclamó que “la OEA proporciona un foro excelente para la cooperación hemisférica y la toma de decisiones. Llevémosla a su máximo potencial”.

La Viceministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Alexandra Bugailiskis, sentenció que la violencia es “un gran desafío, y uno cada vez mayor”, en todo el continente. La diplomática canadiense precisó además que “la seguridad es una preocupación común, y una preocupación que debemos afrontar juntos”. “Los problemas comunes pueden beneficiarse de soluciones comunes”, agregó.

La Viceministra Bugailiskis resaltó los esfuerzos hechos por su país para combatir la violencia en su territorio y fuera de él, y destacó especialmente la reciente aportación realizada a Nicaragua para eliminar las minas antipersona, un proyecto que cuando sea completado convertirá a Centroamérica una región libre de estos peligrosos explosivos.

El representante de Costa Rica ante la organización en Washington, José Enrique Castillo Barrantes, reclamó la cultura de paz de la que su país es una bandera mundialmente reconocida, y llamó al resto de países a secundarla, empezando por el “desproporcionado gasto militar en Latinoamérica” en comparación al gasto en educación o sanidad.

“Destinamos al gasto militar prácticamente la mitad de lo que recibimos en inversión externa”, aseguró el Embajador Castillo Barrantes, “a pesar de que tenemos 182 millones de pobres”.

El Embajador de Saint Kitts y Nevis ante la OEA, Izben C. Williams, pidió a la institución continental que haga suyo el lema de la No Violencia y lo utilice en sus actividades, especialmente aquellas que puedan contribuir a reducir la violencia en la región. “La responsabilidad de esta organización es asumir estos desafíos y demostrar su sabiduría y liderazgo. La historia no nos absolverá si fracasamos en la búsqueda de soluciones”.

You must be logged in to post a comment Login