Familia Obama aprovechó su estadía en Francia para hacer turismo en París

PARIS (AFP) – El presidente estadounidense, Barack Obama, y su familia aprovecharon su breve estadía en Francia, al margen del programa oficial de la conmemoración el sábado del 65º aniversario del desembarco aliado en Normandía, para hacer un poco de turismo en París.

Michelle Obama y sus dos hijas, Malia y Sasha, de 10 y 8 años, llegaron a París el viernes en la noche poco antes que el presidente y visitaron la Torre Eiffel, donde fueron recibidas por el alcalde de la capital francesa, Bertrand Delanoe.

El sábado en la noche, después de asistir durante el día a la celebración en Normandía del 65º aniversario del desembarco aliado, Barack y Michelle Obama, acompañados de sus hijas, visitaron la catedral de Notre Dame que había sido cerrada al público en dicha ocasión.

La dos niñas se habían quedado el sábado en París mientras sus padres estaban en Normandía y pasearon por la tarde, en un barco de turismo por el Sena, en París.

Toda la familia Obama subió hasta las torres de la catedral parisina para tomarse fotos y desde allí saludaron a varios cientos de personas, mantenidas a distancia por el dispositivo de seguridad en la explanada.

Los Obama se fueron luego a cenar al restaurante “La fontaine de mars”, establecimiento fundado en 1908 y situado cerca de la Torre Eiffel en el distrito VII de la capital francesa, uno de los barrios elegantes de la orilla izquierda del Sena.

“Estaban muy contentos. Dijeron que habían tenido un ‘wonderful meal'”, relató a la AFP uno de los camareros, Gabriel de Carvalho.

“El presidente fue extremadamente simpático con el personal. Comió pierna de cordero y un merengue. Sin vino, sólo agua. Los otros invitados comieron filete de res y crema de caramelo”, precisó.

Según dijo, el servicio secreto estadounidense había instalado en la cocina a un catador que, por razones de seguridad, probó todos los platos del presidente antes de que le fuesen servidos.

El domingo en la mañana, un imponente cortejo recorrió la avenida que corre junto al Sena y que había sido cerrada para la ocasión, desde la residencia de la embajada estadounidense en París hasta el centro cultural Georges Pompidou.

Antes de su apertura al público, la familia Obama pasó más de dos horas en el gigantesco centro Pompidou, en el centro de París, sede de uno de los más importantes museos de arte moderno del mundo.

Según el portavoz del museo, fue “una visita muy relajada, muy familiar. El presidente estaba vestido con una cazadora y sin corbata. La madre de Michelle también los acompañaba”.

Los Obama visitaron en particular las exposiciones consagradas al pintor Kandinsky y al escultor Calder, acompañados por los comisarios de ambas muestras. En el “taller infantil” de la exposición Calder, las dos hijas del presidente fabricaron figuras de alambre.

El presidente Obama se dirigió luego y rápidamente al aeropuerto de Orly, al sur de París, donde los esperaba su avión, que despegó poco antes de las 12H30 (10H30 GMT) con destino a Washington.

También este domingo, Michelle Obama y sus hijas debían almorzar en compañía del presidente Nicolas Sarkozy y de su esposa Carla Bruni-Sarkozy.

En la tarde, la esposa del presidente estadounidense fue de compras a la lujosa tienda de ropa infantil Bonpoint y tenía programada a continuación una visita al museo del Louvre.

Michelle Obama y sus dos hijas deben partir el lunes cerca del mediodía con destino a Washington.

You must be logged in to post a comment Login