Salvadoreño-americanos, aliados estratégicos para el desarrollo

Por Mauricio Alarcón *

SAN SALVADOR – Si bien es cierto que la situación económica de El Salvador es difícil para una presidencia de un partido que nunca gobernó el país antes, hubiera sido un desafío mayor para el de un partido que ya lo hizo y ha agotado su creatividad.  

Los gobiernos de ARENA nunca fueron lo suficientemente efectivos en obtener apoyo del gobierno de EEUU, ni tampoco en percibir a los salvadoreños en ese país como un aliado estratégico.  El momento es crítico, y como tal nos presenta la oportunidad de buscar recursos donde nunca se nos ha ocurrido.
 
Tanto el gobierno Americano ahora dirigido por Barack Obama como los compatriotas en el norte pueden aumentar su participación en el desarrollo del país, si se sabe utilizarlos responsablemente.  Para ello, la Administración Funes necesitará ir más allá de la gestión migratoria por los salvadoreños  en Estados Unidos, si quiere incluirlos en sus planes de recuperación económica.  

Una política de abogacía por los indocumentados y de recepción de remesas familiares es lo mínimo que se puede esperar de este grupo poblacional.  Es urgente cambiar el discurso y la percepción que se tiene de los salvadoreños en el exterior y para potenciar su participación de aliado en el desarrollo económico y social del país.
 
Los ex-presidentes de El Salvador han mantenido un discurso político inconsistente con los datos oficiales y extraoficiales respecto de los salvadoreños que residen en Estados Unidos.  A pesar de tener acceso a los datos que reportan las aerolíneas, sus departamentos de aduanas, migración, turismo e incluso sus mismos consulados, ningún gobierno de ARENA tuvo la capacidad de ir más allá de los salvadoreños indocumentados y los bajo protección temporal, en su análisis de esa parte de su población.
 
Para incluir y aprovechar el potencial de estos compatriotas es necesario cambiar la percepción que de ellos se tiene en el gobierno y el resto de la población.  Es necesaria una transfiguración cultural en la sociedad salvadoreña que ha percibido a estos como “familiares lejanos o vacas flacas y lecheras” por mucho tiempo.  El aporte y role de estos Salvadoreños es mucho mas grande y su situación dista mucho de la que conocemos no obstante los esfuerzos anecdóticos de la mayoría de la prensa salvadoreña.
 
En primer lugar, la mayoría de salvadoreños no son indocumentados —  por el contrario, los salvadoreños son el grupo poblacional con menos indocumentados entre los países latinoamericanos que tienen presencia en la Unión Americana.  Más del 43% de los inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos, llegaron al país antes de 1990.  

La mayoría de estos se legalizaron con la ley de Amnistía, Inmigration, Reform and Control Act.  De los que llegaron después, 229 ,000 están bajo Status de Protección Legal y un número mayor a 200,000 han obtenido residencia permanente a un promedio de 29,000 anual a principios de esta década, según reportes de las autoridades de inmigración.  

Saúl Solórzano, director ejecutivo de CARECEN organización que ha estado trabajando en la legalización de salvadoreños desde 1981, estima que los indocumentados de origen salvadoreño no pasan los 150,000.
 
Además de tener un número muy bajo de indocumentados, los salvadoreños son el grupo con más ciudadanos Americanos entre nacidos y naturalizados en el país, después de los mexicanos y cubanos, aunque su protagonismo cívico-político sea significativamente menor al de estos grupos.  Un despacho de la Oficina del Censo de EEUU del 2007 reportó que hay 697,264 ciudadanos de origen Salvadoreño en el país.  

Si consideramos que las cifras de las personas que se reportan al Censo siempre son menores al real y que la misma institución reconoce un significativo margen de error hasta, dos años después, podemos afirmar que el número de ciudadanos a esta fecha

You must be logged in to post a comment Login