Las exigencias al nuevo gobierno

Cuatro gobiernos de derecha han pasado y nunca se le ha exigido tanto como las que le hacen al nuevo presidente en esta ocasión. Ahora si, con un país en añicos, todo debe ser perfecto, impecable, organizado, limpio, honesto, transparente.

Los cínicos editoriales van desde “Un gabinete capaz y honesto” –por supuesto debe ser de derecha- “Funes manda mensajes confusos”, “información política oportuna”. Arena no se queda atrás, regala el dinero a sus diplomáticos, puestos la mayoría, por compadrazgos políticos; pero exige que no se toquen las reservas internacionales.

¡Nada más hipócrita! Cuando han sido estas mismas personas las que estando en cama con el poder y nunca exigieron algo para el pueblo, al contrario aprobaron y avalaron todas las medidas antipopulares que ahora se heredan.  

Deberá el nuevo presidente ante tanta presión, cumplirle al pueblo, no solo el ansiado cambio prometido, sino también las complacencias bajo amenazas indirectas de una derecha desquebrajada pero que no pierde tiempo en ponerle candado a sus conveniencias. Ojala y solo le cumpla a quien tiene que cumplirle: ¡al pueblo!

Dos décadas han pasado y se pueden contar en dólares, dos décadas han pasado y se pueden contar en miseria, pobreza y corrupción.  

Como olvidar el trabajo de oficina del presidente saliente, como olvidar los casos que ante los salvadoreños siguen en la impunidad. Ahora nos toca olvidar que en 18 años ARENA y su gobierno sanearon la banca en 1990 con la intención de recuperar prestamos en mora, el faltante de CEL (1991),malversación de fondos en el INAZUCAR y CORSAIN (1994), el fraude del ISSS en el periodo de Majano, las malversaciones de fondos en el Fondo de Inversión Social y del Banco de Fomento Agropecuario en 1995,el fraude en la FEDEFUT, la estafa de CREDICLUB, el fraude INSEPRO-FINSEPRO, la malversación de recursos en el caso CREDISA, las licitaciones amañadas del MOP, los tráficos de influencia y el conflicto de intereses en el ministerio de economía (2000),el robo descarado del abono donado por Japón (2001),las irregularidades del contrato CEL-NEJAPA Power, el fraude a la economía publica en ANDA cuyos autores todavía están saliendo a la luz publica, la adjudicación ilegal de medicamentos en el ISSS, las irregularidades en el centro nacional de registros, la gran evasión fiscal, etc., etc. y etc.

Al tomar en cuenta la corrupción publica y privada de las ultimas dos décadas, los montos sin destino ascienden a miles de millones de dólares, cifras impresionantes que los nuevos plumíferos quieren que el pueblo olvide lo mas pronto posible, una cifra impresionante que no permitió desarrollar un amplio programa social, con énfasis en los sectores más excluidos: la niñez, las mujeres, la pequeña producción campesina, la pequeña y microempresa, la reducción de la pobreza y el analfabetismo.

El pueblo salvadoreño tiene el derecho a manifestarse, a exigir políticas a su favor, a reclamar por las medidas que les afectan, a exigir honestidad y transparencia. Por otro lado, el mandatario electo no se puede dar el lujo de dejar un mal legado en la memoria histórica de nuestro pueblo, así como el FMLN tiene la oportunidad de su vida para demostrar que verdaderamente nacieron, lucharon, se fortalecieron y llegaron al poder con el principal objetivo de gobernar por y para el pueblo.  

Lo anterior, no significa pensar que después de tanta impunidad, corrupción, inseguridad, violencia estructural -en síntesis- después de una dictadura civil, debemos olvidar cuantos nuevos pobres quedaron en El Salvador, cuantos hermanos murieron huyendo del país, cuantos siguen a oscuras por no tener acceso a la educación, cuantos han muerto sin siquiera ver a un medico. En otras palabras, no se justifica el exigir ahora, para olvidar lo de ayer.  

*El Dr. Leonel Flores es medico Salvadoreño residente en USA.

Cuatro gobiernos de de

You must be logged in to post a comment Login