Un compositor intenta poner música a la cocina de Ferrán Adriá

PARIS (AFP) – El festival Agora del Instituto de Investigación y Coordinación Acústico y Musical (IRCAM) de París recibió el jueves por la noche la creación mundial de una obra del compositor francés Bruno Mantovani, inspirada en la “cocina molecular” del catalán Ferrán Adriá.

Bruno Mantovani, de 34 años, promesa de la música francesa, se basó en el menú 2007 del restaurante “El Bulli”, cerca de Barcelona, y propiedad de Adriá, para componer su “Libro de las ilusiones”, creado en la Sala Pleyel.

Esa partitura de unos 30 minutos concebida para orquesta y un dispositivo electrónico usado en tiempo real por el IRCAM, trata de asociar características gustativas como la acidez o el amargor a procesos musicales.

La interpretación de la pieza exige un atenta escucha del auditorio que corre el riesgo de quedarse…con hambre.

Mantovani, que tiene reputación de ‘gourmet’, está convencido de una “adecuación de percepciones entre la música y el arte culinario”.

“Esas dos asignaturas se encuentran en una misma inmediatez, también en terminologías bastante cercanas en ciertas búsquedas formales (‘componer’ un menú…), y las emociones del oído son relativamente cercanas a la boca”, afirmó el compositor.

“El libro de las ilusiones” se presenta como un recorrido a través de una treintena de platos imaginados en 2007 por Ferrán Adriá, quien admitió su faceta “ilusionista”.

El primer plato está compuesto de “olivas esféricas”: una oliva reconstituida gracias a una bola gelatinosa rellena de aceite de oliva.

Se pueden apreciar luego mezclas como “risotto de pomelo”, un “merengue de Schweppes con fresas liofilizadas”, etc.

Cada plato, que el oyente tiene dificultades en identificar con una sola audición, encuentra su correspondencia en una microforma musical, de diferente duración, aunque siempre breves.

El conjunto se presenta como un ‘continuum’ sonoro y la ilusión musical nace del desfase entre el ojo y el sonido. Se ve por ejemplo a los flautistas interpretando suavemente sus partituras, mientras el dispositivo electrónico amplifica su sonido para restituirlo en la sala, detrás del público.

You must be logged in to post a comment Login