Gestiona sociedad civil apoyo externo a diálogo de paz en Colombia

Por Martha Trujillo.

Bogotá.- Organizaciones sociales de Colombia gestionan ante los gobiernos de la región su participación en una salida negociada al conflicto armado que afecta a su país, anunció el dirigente humanitario Luis Eduardo Salcedo.

En diálogo con Notimex, el vocero de la Asamblea por la Paz dijo que la gestión ha incluido cabildeo y mensajes a distintos foros internacionales, como las recientes Cumbre de las Américas y la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Consideramos que las puertas para un diálogo con la guerrilla están abiertas y que la comunidad internacional debe jugar un papel más activo para acercar a las partes”, declaró Salcedo.

Colombia sufre un conflicto armado interno desde hace más de cuatro décadas, en el que intervienen guerrillas de izquierda, escuadrones de narco-paramilitarismo y tropas oficiales, con un saldo de más de 100 mil muertos, en su mayoría civiles.

Salcedo indicó que en la reciente Asamblea General de la OEA, que se celebró en Honduras, el secretario general del organismo hemisférico, José Miguel Insulza, expresó su interés en ayudar en el propósito de acercar a las partes para iniciar un proceso de paz.

Insulza “está en disposición de ayudar a la búsqueda de una solución negociada al conflicto en Colombia y así se lo expresó a la sociedad civil”, aseveró el portavoz de la Asamblea por la Paz, que reúne a más 100 organizaciones sociales de Colombia.

Recordó que en la Cumbre de las Américas, realizada en Trinidad y Tobago en abril pasado, la Asamblea Por la Paz llevó un mensaje en el que pidió a los gobiernos apoyar una opción distinta a la militar, para resolver el conflicto armado en Colombia.

En la misiva, la organización no gubernamental sugirió incluso la posibilidad de que algunos países faciliten su territorio para un eventual acercamiento entre el gobierno del presidente Alvaro Uribe Vélez y los grupos rebeldes colombianos.

En opinión de Salcedo, “estamos frente a un círculo vicioso” que no permite avanzar en una salida al conflicto armado que afecta a Colombia hace cuatro décadas y que deja miles de víctimas.

A comienzos de junio, el gobierno colombiano admitió que los diálogos con la insurgencia están congelados, aunque se mantiene abierta la puerta para un proceso de paz, previo a un cese de hostilidades.

El asesor presidencial Frank Pearl dijo que “no hay nada nuevo” sobre un acercamiento con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las principales guerrillas activas del país.

Uribe Vélez impulsa desde el inicio de su primero gobierno, en 2002, una férrea estrategia militar contrainsurgente, denominada Política de Seguridad Democrática, con la que aspira a derrotar a las FARC, que se alzó en armas en 1966 contra el Estado colombiano.

La iniciativa ha asestado duros golpes a la organización insurgente, incluida la muerte de jefes rebeldes como Iván Ríos y Raúl Reyes, a lo que se suma la deserción de miles de insurgentes, que buscan acogerse al proceso oficial de desmovilización.

Analistas estiman que la estrategia contrainsurgente podría avanzar en su propósito a partir de 2010, en caso que prospere el proyecto de referendo que se tramita en el Congreso para facilitar una segunda reelección del presidente Uribe Vélez.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login