El cambio climático es una amenaza para la seguridad

El Consejo Nacional alemán de Investigaciones Científicas “Cambios medio-ambientales globales” ha llegado a la conclusión de que el cambio climático supone una amenaza para la seguridad nacional e internacional con una dimensión desconocida hasta la fecha. El
director académico del Instituto de Desarrollo y Paz de la Universidad alemana de Duisburg, el Sr. Messner dice al respecto: “El cambio climático traerá muchos conflictos de repartición, en la política interna e internacional, en torno al agua, a las tierras y a la
capacidad de atender los movimientos migratorios. Aunque éste todavía se encuentre en sus principios, los efectos del mismo irán aumentando en los próximos siglos.”

Efectivamente, el aumento de la temperatura a nivel global pondrá en peligro las bases existenciales de muchas personas, incrementando sobre todo en regiones en vías de desarrollo el peligro de caer en la pobreza y en la miseria social. Messner ve probable que se eche a perder el equilibrio de ecosistemas enteros en el caso de que el cambio climático continúe su avance sin freno alguno. Así por ejemplo la región del Amazonas se secaría o el monzón asiático desaparecería. “Lo que entonces sucedería no lo sabe nadie”.

En la actualidad 1100 millones de personas no tienen acceso seguro al agua potable. Esta situación podría empeorar por los cambios ambientales que hacen que la distribución de las precipitaciones y de la cantidad de agua disponible cambie, haciendo que el agua se
convierta en una valiosa pero conflictiva propiedad. ¿Y qué consecuencias tendrá esto para la agricultura si ya en la actualidad más de 850 millones de personas sufren las consecuencias de una alimentación insuficiente? Con la expansión de las zonas desérticas, de salinización de los suelos y la escasez del agua podrían producirse
violentos conflictos por asegurarse tierras fértiles y alimentos.

El cambio climático también dará pie a innumerables movimientos migratorios. Tan sólo en Bangladesh hay 120 millones de personas amenazadas por la anunciada subida del nivel del mar. También otras ciudades costeras como Nueva York, Londres, Amsterdam, etc. se encuentran en la misma situación. ¿Adónde se evacuará a sus habitantes?, y sobre todo ¿quienes les dará acogida si el resto de la población tiene igualmente que luchar por la escasez de agua y alimentos?

El cambio climático con sus consecuencias apocalípticas, parece ya inevitable. La humanidad se verá confrontada con problemas irresolubles, pero ¿no se ha visto ya venir todo esto antes? Y seguro que muchas personas se preguntarán: ¿Por qué permite Dios que todo esto ocurra? Con toda seguridad no podemos hacer responsable a Dios de
tal miseria, pues Dios nos viene advirtiendo desde hace tiempo de ello a través de muchas manifestaciones públicas, que sobre todo en los años 80 y 90, han sido dadas a todo el mundo desde Alemania, a través de Su profeta Gabriele.

Sólo podemos preguntarnos: ¿Por qué no ha reaccionado la humanidad tomando en serio las serias advertencias, las palabras de Dios? Quizás porque las Iglesias han transmitido la imagen de un Dios lejano al que debemos temer y porque les resultaría terriblemente incómodo aceptar a un Dios vivo, un Dios que habla fuera de sus instituciones. Por ello
la Iglesia no sólo ha mantenido en silencio la profecía de Dios para el tiempo actual, sino que ha luchado contra ella con métodos sucios, ridiculizándola y calumniándola. Sin embargo, hoy en día los científicos y políticos confirman en sus informes justamente aquello de lo ya nos previno Dios hace más de 20 años. ¿Cuánto se podrían haber hecho y evitado en aquel entonces?

Radio Santec
Alfred Schulte
www.radio-santec.com

You must be logged in to post a comment Login