Estados Unidos y México acuerdan mayor cooperación fronteriza contra tráfico ilegal

WASHINGTON (AFP) – Estados Unidos y México firmaron este lunes un acuerdo que busca reforzar la cooperación fronteriza para combatir el tráfico de drogas y armas, sin que ese esfuerzo altere el importante comercio bilateral.

“Esta es la primera vez que se está estipulando un plan integral sobre la problemática que se enfrenta en la frontera, sobre todo lo que tiene que ver con la interacción de ambas aduanas”, indicó el ministro de Hacienda de México, Agustín Carstens, que suscribió por su gobierno la carta de intención.

La firmante por parte de Estados Unidos, la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, indicó que este acuerdo sirve para profundizar los alcances logrados en los últimos meses en el combate contra el tráfico ilegal en la frontera común.

Según Napolitano, entre mayo de 2008 y mayo pasado se triplicó en la frontera la incautación de armas, se duplicó la de dinero producto del narcotráfico y aumentó 50% la de drogas.

“A través de la coordinada aplicación de la ley y las comunicaciones mejoradas, podemos trabajar juntos para combatir la violencia en la frontera al tiempo que apoyamos el turismo y el comercio”, dijo Napolitano.

La carta de intención prevé tres aspectos: ampliación de la cooperación de los cuerpos de seguridad de ambas naciones, asesoramiento y entrenamiento de agentes mexicanos que trabajan en las aduanas y medidas para que esta iniciativa no afecte el comercio, paso de personas en la frontera y el turismo.

Se crean comités binacionales de administración de aduanas, mediante los cuales se aumentarán las inspecciones fronterizas, y que serán dotados de nuevas tecnologías.

El acuerdo toma como base una declaración de principios firmada en junio de 2007, que establecía mayores contactos entre las oficinas migratorias, de aduanas y de protección de la frontera de ambos países.

El tráfico de armas y dinero desde Estados Unidos hacia México que nutre a los carteles de la droga ha sido identificado por el gobierno del presidente Felipe Calderón como uno de los principales obstáculos para luchar contra las organizaciones criminales.

Las cruentas luchas entre carteles por controlar rutas de tráfico han dejado más de 7.700 muertos en México desde inicios de 2008, y han causado creciente preocupación entre las autoridades estadounidenses por el desborde de la violencia hacia el norte de la frontera.

Napolitano destacó que la carta de intención se suma a los esfuerzos adelantados por el gobierno del presidente Barack Obama en la frontera, que incluyeron el despliegue de entre 300 y 400 agentes en la zona, así como mayor coordinación con el gobierno de México.

Obama visitó México a mediados de abril, dos semanas después de que lo hiciera la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien reconoció en ese momento que el problema de la droga era una responsabilidad compartida.

Luego de firmar el pacto fronterizo, el ministro Carstens acordó con el Banco Interamericano de Desarrollo el desembolso de 600 millones de dólares para México, dentro de la línea de crédito por 2.000 millones de dólares que aprobó en diciembre para colaborar en la lucha antipobreza.

Carstens tenía previsto además en la capital estadounidense sostener encuentros privados con representantes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, luego de que el fin de semana se reunió en Nueva York con calificadoras de riesgo y bancos de inversión.

You must be logged in to post a comment Login