Llaman a velar por igualdad de género en Latinoamérica pese a la crisis

MADRID (AFP) – La actual crisis económica, lejos de ser una excusa para frenar la puesta en marcha de políticas de igualdad entre hombres y mujeres, debe ser un acicate para su desarrollo en América Latina, se advirtió este lunes en un encuentro en Madrid de parlamentarias de la región.

Las mujeres parlamentarias iberoamericanas “tienen un importante papel para que esta crisis no suponga un retroceso en el desarrollo de la igualdad y el respeto a los derechos humanos”, llamó la directora del Fondo de Desarrollo para las Mujeres de la ONU (Unifem), la española Inés Alberdi.

En momentos de crisis económica mundial, “queremos evitar políticas públicas ciegas a la cuestión de género”, coincidió Rebeca Grynspan, directora para América Latina del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD).

Ambas hicieron este llamamiento ante unas 80 parlamentarias iberoamericanas y españolas reunidas hasta el martes bajo el lema “Hacia una agenda política para la igualdad de género en América Latina y el Caribe”, que pretende analizar la situación en la región y avanzar en la elaboración de una agenda política que la incluya.

“Tenemos que evitar por todos los medios que se debilite la agenda de la igualdad social: es un riesgo que existe”, alertó la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega.

Las mujeres suponen el 70% de los pobres en el mundo y la mayoría de los analfabetos, sólo el 54% de mujeres trabaja frente a un 80% de hombres y sus salarios son entre un 30% y 50% más bajos, recordó.

Sin embargo, las mujeres comercializan hasta el 80% de alimentos en el mundo, gestionan el 70% de pequeñas empresas y aportan un tercio de producción económica mundial sin remuneración.

Todas subrayaron asimismo la “eficacia” de las leyes para fomentar la paridad de género en las instituciones, que se han aprobado en 12 países latinoamericanos y que es “un asunto de justicia”, según Alberdi.

Esta ley hace que los países que la adoptaron cuenten con una media de un 20% de parlamentarias, frente a un 14% de mujeres en los países que carecen de esta legislación, y una media mundial del 15%, según De la Vega.

Cuba (49,2%), Argentina (40%) y Costa Rica (36,8%) son los países con mayor representación, frente al mínimo de Colombia (8,4%), Brasil (9%) y Guatemala (12%), según cifras del gobierno español.

Parlamentarias, expertos y responsables debatirán cómo fortalecer la participación política de las mujeres en la región y cómo crear una agenda en los parlamentos que incluya temas como la violencia de género, la conciliación entre empleo y familia, la salud sexual y reproductiva y la incorporación de la agenda de género en las legislaciones.

En Guatemala, a pesar de ser uno de los países con menos porcentaje de parlamentarias, las 20 diputadas de distintos partidos se han unido para impulsar leyes contra el “feminicidio”, contra la trata de mujeres y para identificar la paternidad de los niños abandonados.

Y luchan para que las mujeres que trabajan en casa reciban un salario y para tener una ley de cuotas en el parlamento.

“Hemos dejado nuestras banderas políticas y hemos trabajado por un objetivo común, la promoción de los derechos de las mujeres”, explicó a la AFP Otilia Lux de Cotí, del movimiento Winaq liderado por la Premio Nobel Rigoberta Menchú.

La representación de las indígenas pero también de las afrodescendientes, la remuneración por el cuidado de personas dependientes, la lucha contra la mortalidad materna, el acceso a financiación en campañas electorales y a medios de comunicación son otros restos para “vincular la agenda de género a la agenda de desarrollo nacional”, según la costarricense Epsy Campbell.

You must be logged in to post a comment Login