El Salvador: Plumíferos a sueldo

Mucho se ha hablado del tema. No es ningún secreto, hay periodistas a sueldo. Lo aceptó hasta el propio George W. Bush, quien ahondó en la filosofía y la práctica de comprar buenas noticias y pagar a medios para ocultar fotografías indeseables, martirios y torturas, cometidas por el gobierno de EE.UU.

“Primero, que un caballero jamás en la historia se ha medido con alguien inferior a su clase”. Eso fue lo que pensó Ávila [Rodrigo, ex candidato presidencial del parido Arena] cuando, al inicio del debate sobre el debate, dijo que no discutiría con Funes.

Segundo, que el primer llamado a combate lo hizo el mismo Ávila, proponiendo una justa entre las dos fórmulas, de aspirantes a presidente y vicepresidente”.

Así defendía, como gato panza arriba, el amigo Evo Príamo Alvarenga a la fórmula presidencial del partido ARENA, en arenas realmente indefendibles: el debate presidencial que nunca se dio, gracias a la poca hombría de Ávila y de los asesores del partido que lo postulaban.

El Sr. Príamo argumentaba, retorciendo su inteligencia, que el caballero Ávila tenía una estirpe superior a la del Sr. Funes y que por eso su negativa a debatir estaba más o menos justificada. Como dice una vecina de mi pueblo, en buen salvadoreño, ¡qué barbaritud!

Uno pensaría que lo hacía por afinidad ideológica a la cual todo ser humano tiene derecho como ser libre e independiente, como gran pensante ideológico, o como simple aficionado al análisis.

Sin embargo, cuando el periodista de El Faro, Sergio Arauz, levanta el teléfono y le llama a su celular, Evo Príamo le responde que sí, que estaba a sueldo: una asesoría externa especial para el Sr. Félix Garrid Safie, pagada con una nómina fija de $1,500 mensuales desde el Registro Nacional de Registros (CNR).

Garrid Safie dejó la dirección del CNR en el 2004 y se fue a ocupar la silla del jefe en la Fiscalía General de la República, pero no reparó en el detalle de que el Sr. Príamo seguía cobrando y chupando leche fresca de la teta de la vaca pública, fungiendo de asesor suyo en temas de registros y derechos catastrales, consejos que al Sr. Garrid Safie ya no le servían de nada, puesto que sus funciones ya no eran las de registrador nacional sino de Fiscal General.

La situación no se alargó, porque finalmente el propio Garrid Safie puso punto y final al contrato de asesor externo que tenía vigente el Sr. Príamo en el CNR.

Hacemos hincapié en que el Sr. Príamo se destacó por sus columnas ponzoñosas contra el FMLN, y contra los señores Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén.

Estuvo bien que lo hiciera, pues cumplía con las exigencias mínimas en una relación pseudo secreta de cliente-proveedor. El problema es que, sus principios se han deshecho como azúcar en una corriente de agua.

El Sr. Príamo, ahora pide “disculpas” públicamente al Sr. presidente Mauricio Funes, por haberse ido de madre en sus ataques durante la campaña electoral. Es lo que se llama tener principios sólidos cimentados en una base de arena movediza.

Cosa parecida ocurrió con el Sr. Marvin Galeas, un destacado columnista de dos medios nacionales, La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy, que también chupó leche fresca –$2,116 al mes de una nómina fija dentro del Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales– hasta que pudo, hasta las 9:25 de la mañana del día 1º de junio de 2009, hasta el mismo minuto en el que el presidente Saca entregaba la funda presidencial al nuevo presidente Mauricio Funes. Es lo que se llama aguantar el tipo como un auténtico campeón.

El Sr. Galeas luchó en el monte del lado de la guerrilla durante la guerra civil salvadoreña, pero aquello debió haber sido un desliz, producto de la inmadurez de un joven idealista de 20 años, aparentemente lavado o engañado por alguien más astuto que él. Se entiende, cualquier político adulto astuto engaña a un joven de esa edad.

Despuecito de firmar los Acuerdos de Paz, el Sr., Galeas se pasó al otro bando, al bando neoliberal y se hizo con un

You must be logged in to post a comment Login