El Salvador, una película del viejo oeste

Por Manuel García

Alfredo Cristiani y la dirigencia de ARENA saben que necesitan reducir la intensidad de la ofensiva política del Gobierno de Mauricio Funes, el cual está destapando la descarada práctica de los gobiernos de ARENA de pagar sueldos a personas que nunca llegaban a ejercer en sus puestos.

Alfredo Cristiani sabe también que si el FMLN sigue escarbando el hoyo, ARENA necesitará re-enfocar su mensaje y contraatacar, decir que el FMLN ha creado plazas fantasmas en sus alcaldías. Si la guerra verbal va de mal en peor, entonces, los salvadoreños estaremos viendo una película del Viejo Oeste.

Como observador de la realidad nacional, he denunciado en esta columna la práctica sistemática de los partidos políticos de favorecer a sus seguidores con puestos en las instituciones gubernamentales.

Si se hace público que alguien cobró más de $2,000 por mes en un ministerio durante la Administración de Antonio Saca por servicios dudosos, imagínense lo que nunca saldrá a la luz. ¿Cuánto dinero se malgastó para pagar caprichos de funcionarios corruptos?

El descaró era tan grande que inclusive muchas veces utilizaban coches del Gobierno para ir a mítines políticos, o irse a la playa el fin de semana. Señores, esta práctica tiene que terminarse de una vez por todas.

Desgraciadamente, la cultura política en El Salvador todavía sigue en mano de personas que quieren vivir en el Viejo Oeste, dónde solo triunfa la ley del más listo, el más fuerte. Es la ley del más pícaro.

Pongamos como ejemplo varios casos. La Fiscalía decide archivar la muerte del ex dirigente de ARENA, Adolfo Tórrez, sin investigar de qué tigres él estaba hablando cuando ofrecía al ex diputado Roberto Silva librarlo de los cargos a cambio de $500,000.

Las circunstancias de la muerte del Sr. Tórrez todavía no están suficientemente claras. Según testimonios de amigos, Adolfo Tórrez temía por su vida. Inclusive, Adolfo Tórrez estaba buscando refugio en el PCN. La ciudadanía no debería tener ninguna duda de qué Adolfo Tórrez se suicidó. Sin embargo, dado la prisa que tenía la Fiscalía General para archivar el caso, el público tiene sospechas de que las autoridades quieran esconder algo.

¿Por qué tanta prisa para archivar un caso que podría llevarnos a identificar a los tigres que iban a librar a Roberto Silva de los cargos que pesan contra él? Señores, en El Salvador existen muchos tigres que están dispuestos a quebrantar la ley, y esto tiene preocupado al FBI de Estados Unidos, pero no a las autoridades locales.

Mauricio Funes prometió durante la campaña que terminaría con la impunidad, y que llevaría a la cárcel a los corruptos. Alfredo Cristiani le hizo un llamado al Gobierno de Mauricio Funes que no ande especulando, sino que presente pruebas. Ciertamente, es necesario presentar pruebas. Pero dado que el país está políticamente polarizado, la oposición dirá que el FMLN está buscándole 8 patas al gato.

La estrategia será negar los cargos. ¿Podrá el Gobierno de Mauricio Funes investigar desde que ARENA empezó a Gobernar? En teoría, una auditoría podría abarcar los 4 gobiernos de ARENA, pero eso sería como buscarle 8 patas al gato.

En un mundo incierto, casi como el Viejo Oeste, donde mueren 13 personas cada día debido a la violencia, dónde la familia salvadoreña no llega a fin de mes, dónde el desempleo es pandémico, y los políticos han perdido toda credibilidad, es necesario que aquellos que estamos observando la realidad nacional, lo hagamos de una manera objetiva, que no tengamos compromisos con partidos, amigos, ni empresas, sino con el pueblo salvadoreño. Necesitamos seguir poniendo el dedo dónde está la llaga.

Acostumbrado a estar en la oposición, el Gobierno de Mauricio Funes necesita saber que los medios son garante de la libertad de nuestro pueblo. Le debería recordar a los duros en el FMLN, incluyendo al Ministro de Gobernación, Humberto Centeno, que se olviden de una vez por todas de tratar de

You must be logged in to post a comment Login