Amenaza grave sequía al “granero” canadiense

Por Alberto Rabilotta. Corresponsal

Montreal.- Un importante territorio agrícola en las provincias de Alberta y Saskatchewan, el “granero” de Canadá, está en condiciones de sequía tan severas que ganaderos y agricultores hablan de un “desastre” en ciernes.

La Comisión Canadiense del Trigo (CCT) recortó esta semana en 20 por ciento las estimaciones para la producción de trigo y cebada en la región, anticipando que el rendimiento de los cultivos de trigo será el más bajo de los últimos siete años.

El director de Meteorología y de Análisis de Mercados de la CCT, Bruce Burnett, dijo que los rendimientos serán “muy bajos”, por lo que los agricultores analizan varias opciones, entre ellas la de pedir el seguro o abandonar la cosecha.

De acuerdo con analistas locales, una reducción importante en la producción de cereales en Canadá puede disparar los precios internacionales de los alimentos si los inventarios en otros países son bajos.

Los pastizales en Alberta y partes de Saskatchewan están “quemados” por la falta de humedad y las bajas temperaturas, algo nunca visto desde la década de los años 30 del siglo pasado, según el catálogo de precipitaciones de Agricultura Canadá.

En Alberta, cuya población depende tanto del petróleo y gas natural como del ganado y las cosechas de cereales, la sequía amenaza toda la agricultura, según Ralph Wright, especialista en humedad de suelos.

Para Wright, ésta puede ser una de esas sequías que solo suceden “una vez cada generación”, y recordó que junio es normalmente el mes con mayores precipitaciones en la región de Calgary, en la provincia de Alberta.

Si no hay lluvias en los próximos días éste será el verano más seco de que se tenga memoria, ya que sólo se han recibido 16 milímetros de lluvia en el mes, lo que representa el 20 por ciento de lo usual.

El mapa del territorio agrícola del oeste de Canadá, que va desde Columbia Británica hasta Manitoba, muestra que cerca de la mitad de la superficie ha recibido sólo 40 por ciento de la precipitación promedio, y otra gran parte entre el 40 y 60 por ciento.

Para Trevor Hawden, especialista en clima del Ministerio de Agricultura, esta es una sequía similar a la de 2002, aunque en un territorio más grande y en condiciones más severas para algunos lugares.

Los plantíos de trigo y cebada en el sur de Alberta que han crecido con la humedad de la nieve están en una etapa crucial y dependen de las lluvias para terminar la etapa de crecimiento.

Sin esas lluvias el rendimiento de la cosecha será inferior al promedio, según el agricultor Brian Otto, de la localidad de Lethbridge.

El estado de “desastre agrícola” fue declarado esta semana en el condado de Camrose, Alberta, por las condiciones de sequía y las heladas.

En ese condado se han perdido los plantíos y los pastizales de engorde para el ganado, provocando alzas en el precio de los forrajes y obligando a la venta anticipada de los animales.

En una gran extensión del territorio agrícola de Saskatchewan, cuya economía depende de la agricultura, se reporta una falta total de humedad en los suelos, con los pastizales para el ganado “quemados” por la sequía y las bajas temperaturas.

Esta situación, según Dwain Lingenfelter, líder del opositor Nuevo Partido Demócrata (NPD) de Saskatchewan, exige que las autoridades adopten una estrategia para apoyar a los ganaderos y agricultores si la sequía persiste.

Algunos agricultores de esa provincia consideran que ya se pasó “el punto de no retorno”, ya que no germinaron las semillas plantadas en el otoño pasado, y aunque lloviera en estos momentos ya es muy tarde para replantar en este ciclo agrícola.

Los ganaderos quizás puedan recuperar pastizales con lluvias en los próximos días, pero tampoco es la solución para ellos, porque en las últimas semanas se endeudaron para alimentar a su ganado con un forraje que “escasea y es de baja calidad”.

Por su parte, el ministro de Agricultura de Saskatchewan, Bob Bjornerud, anunció que programa una reunión con s

You must be logged in to post a comment Login