Declaraciones de Obama en el Desayuno Hispano de Oración Nacional

J.W. Marriott
Washington, DC
Viernes, Junio 19, 2009. 9:32 A.M. EDT
EL PRESIDENTE: Gracias. Buenos días.
AUDIENCIA: Buenos días.

PRESIDENTE: Me complace ver a todos aqui. Solo unos reconocimientos breves. Nuestra sobresaliente Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, está aqui. Por favor denle un gran aplauso. (Aplausos) El gran Gobernador del estado de Pensilvania, Ed Rendell. (Aplausos) Dos miembros especiales de mi equipo que yo quiero que todos ustedes lleguen a conocer. Primero, tenemos una Oficina de Sociedades Vecinales y Basadas en la Fe de la Casa Blanca, si aún no lo han conocido, Joshua DeBois es simplemente un joven maravilloso, por favor denle un gran aplauso, el ayuda a organizar mucho de nuestro acercamiento basado en la fe. (Aplausos) Y nuestra Directora de Relaciones Intergubernamentales, una de mis personas favoritas, Cecilia Muñoz, por favor denle un gran aplauso. (Aplausos)

Quiero darle las gracias al reverendo Cortés por la maravillosa presentación y la maravillosa oración por mi y mi familia. Quiero darle las gracias a Esperanza y a todos ustedes que trabajaron tan arduamente para organizar este Desayuno Hispano Nacional de Oración Conferencia. Y también quiero sumarme a ustedes para reconocer el trabajo de Adolfo Carrión, padre. En éste fin de semana del Día del Padre, (Aplausos) en éste fin de semana del Día del Padre, sé que mi director de asuntos urbanos, el hijo de Adolfo, está particularmente orgulloso de su papá. También quiero agradecerles a todos ustedes por la labor que realizan todos los días. Al servir a sus comunidades, representan lo mejor de nuestro país, y es un honor para mí unirme a ustedes en oración esta mañana.

En un momento en el que no faltan desafíos que ocupan nuestro tiempo, es incluso más importante dar un paso atrás, y dar gracias y buscar orientación mutua, pero aún más importante, de Dios. A eso hemos venido.

Podemos comenzar por agradecer el legado que nos permite congregarnos. Fue genial de parte de los fundadores de Estados Unidos proteger la libertad de todas las religiones, y a quienes no practican ninguna religión. Entonces, al rezar juntos, recordemos que ésta es una nación de cristianos y musulmanes, y judíos e hindúes, y también de no creyentes. Es esta libertad la que permite que la fe crezca dentro de nuestras fronteras. Es esta libertad la que le da más fuerza a nuestra nación.

Para aquellos de ustedes que recurren a la fe como fuerza rectora en la vida, la oración tiene muchos propósitos. Para muchos, es una fuente de apoyo en momentos difíciles. El Presidente Lincoln, a quien se refirió el Reverendo Cortés, dijo una vez, “Muchas veces, la incontenible convicción de que no tenía a quién más acudir me ha llevado a hincarme de rodillas”. Y aunque los desafíos que he enfrentado parecen insignificantes comparados con los de Lincoln, sé que más de una vez me ha entrado la misma convicción en los últimos cinco meses.

Pero la oración es más que el último recurso. La oración nos ayuda a buscarle sentido a nuestras vidas y nos ayuda a encontrar la visión y la fuerza para ver el mundo que queremos forjar. Y de eso me gustaría hablar unos cuantos minutos hoy.

La presencia de este público me hace recordar el poder de la fe en Estados Unidos: la fe en Dios y la fe en la promesa de este gran país. Cada uno de nosotros viene de muchos lugares distintos. Posiblemente tengamos raíces en países distintos y representamos un amplio espectro de creencias personales y políticas. Pero todos nosotros le rezamos a Dios. Todos nosotros compartimos la determinación de forjar un futuro mejor para nuestros hijos y nietos. Y ése debe ser un punto de partida para encontrar terreno común y para el Estados Unidos que queremos forjar.

Como algunos de ustedes, soy hijo de alguien que vino a estas costas en busca de un futuro mejor. Y aunque es cierto que soy el primer presidente afroamericano, no hay nada singular ni insólito en las oportunidades que este país me di

You must be logged in to post a comment Login