Obama: ¿el Abraham Lincoln de 12 millones de indocumentados?

Por Maribel Hastings
America’s Voice

WASHINGTON, D.C. – El presidente Barack Obama habló ante el Desayuno Nacional Hispano de Oración y reiteró su compromiso con promulgar una reforma migratoria integral pero no ofreció marcos de tiempo. Esta vez dijo que quiere conseguirlo “durante” su presidencia.

No hubo mención del “primer año” de su presidencia como en otras ocasiones, aunque la Casa Blanca insiste en que el “diálogo” hacia una solución sí comenzará este año.

Pero en el desayuno organizado por Esperanza USA, la organización evangélica más grande de Estados Unidos, a Obama no le faltaron recordatorios de la promesa que formuló como candidato y como presidente de abordar esa reforma comenzando este año.

En una oración por las familias inmigrantes, el Reverendo José Eugenio Hoyos condenó la separación familiar que producen las redadas y pidió un alivio para “tantos ataques racistas, tanta opresión y odio racial”, pero también para “tanta excusa del gobierno”. Apuntó que mucho se habló de un “cambio en el que se pueda creer” –en referencia a uno de los eslogans de campaña de Obama- pero la idea es que ese cambio se concrete “en una reforma migratoria integral no mañana sino ahora”.

Tras escuchar a Obama, Hoyos declaró a America’s Voice que sigue confiando en que la acción se inicie y se concrete este año.

“Es la esperanza. Es lo que queríamos oír (su compromiso). El presidente no puede mentirle a los inmigrantes…somos 14 millones y estamos esperando. Para mí, antes de que concluya este año es el regalo que nos va a dar (la reforma)”, dijo Hoyos.

El Reverendo Luis Cortés, Jr., presidente de Esperanza, recordó que mucho se habla de que la presidencia de Obama es la culminación de la obra que inició Abraham Lincoln –emancipando a los esclavos-, y agregó que todos piden para que Obama sea recordado como “el Abraham Lincoln de 12 millones de personas que viven en las sombras”.

El gobernador de Pennsylvania, el demócrata Ed Rendell, recibió el premio de Liderazgo que otorga Esperanza, y declaró que está cansado de los políticos que dicen guiarse por la fe pero a la hora de lidiar con temas difíciles no lo hacen. “Es hora de que contemos pronto con una política migratoria racional”, dijo Rendell.

Sus comentarios, empero, quizá no iban dirigidos a Obama sino al líder cameral republicano Eric Cantor, quien se echó una cátedra de cómo ésta es una nación de inmigrantes que da la bienvenida a los recién llegados y hay que recordar lo que dicen las Escrituras y tratar a los inmigrantes con dignidad y respeto. Quizá estaba hablándole a la audiencia equivocada y lo mismo debe decirle a su caucus republicano en las reuniones semanales.

Por su parte, la Secretaria de Seguridad Interna (DHS), Janet Napolitano, también parece que se equivocó de audiencia porque el grueso de su mensaje se centró en cómo su agencia tiene la responsabilidad de prepararse para responder adecuadamente a los desastres. Mencionó someramente el tema migratorio repitiendo que el sistema actual no funciona y que quiere ser parte del diálogo para enmendarlo.

Obama fue cauteloso. Indicó que Estados Unidos “es una nación de leyes y una nación de inmigrantes” y una cosa no va reñida con la otra sino que se complementan.

“Por eso estamos tomando pasos para fortalecer la seguridad fronteriza…También tenemos que aclarar la situación migratoria de millones que están aquí indocumentados, muchos de los cuales se han enraizado..Y a los que quieran hacerse ciudadanos, debemos requerirles que paguen multas, impuestos, que aprendan inglés y se vayan al final de la fila detrás de los que han seguido las reglas (para llegar a este país)”, dijo Obama.

“Esa es la manera justa, práctica y prometedora de avanzar (el tema) y eso es lo que estoy comprometido a lograr como presidente de Estados Unidos”, agregó.

La promesa no es nueva. Lo nuevo sería saber cuándo comenzará a concretarse y en qué c

You must be logged in to post a comment Login