Critican falta de claridad de Obama sobre reforma migratoria

Por Rubén Barrera.

A diferencia de otros temas en que ha mostrado fuerte interés, en materia migratoria el presidente Barack Obama sólo ha tenido un “débil” acercamiento con el Congreso, lo que ha generado diversas críticas y especulaciones.

Luego de varios aplazamientos, la Casa Blanca anunció que el próximo jueves Obama se reunirá con un grupo de legisladores demócratas y republicanos para hablar sobre ese tema, en un encuentro visto como “banderazo de salida” en la promoción de su reforma migratoria.

Sin embargo, analistas que han seguido de cerca el tema desde que en 2007 fracasó en el Senado un primer intento por aprobar una reforma migratoria, coinciden en que la propuesta de Obama tiene los mismos alcances propuestos en aquella ocasión, pero también las mismas limitaciones.

Los lineamientos ofrecidos por el presidente, incluidos los pasos para permitir la regularización de millones de indocumentados fueron los mismos que formaron parte de la iniciativa que murió dos años atrás en el Senado.

La diferencia ahora es que no existe precisión sobre los tiempos políticos en que deberá ser aprobada. Esta semana en un discurso ante una amigable audiencia compuesta por agrupaciones católicas hispanas, Obama omitió mencionar si buscará que la reforma sea aprobada este año, como lo quieren muchos de los grupos que la impulsan.

“El que no haya fechas indica que vamos a tener que trabajar más duro”, dijo Mary Moreno, vocera de la Campaña por el Cambio Comunitario, un frente de organizaciones que semanas atrás pusieron en marcha una amplia estrategia para empujar su aprobación.

La tibia respuesta la explicó la propia vocera, al apuntar que “no podemos empezar a pelearnos con nuestros aliados, pero eso no quiere decir que no presionaremos. Ahora hay que esperar a ver como se da el proceso”.

Esta falta de precisión contrasta con la que Obama mostró cuando anunció el cierre de la prisión militar de Guantánamo, el retiro de las tropas en Irak y la aprobación de la reforma del sistema de Salud, entre otras iniciativas.

Frank Sharry, director ejecutivo de la agrupación Voz de América (America’s Voice) reconoció que esta omisión “sin duda generará especulaciones”.

“Los escépticos van a decir que, a pesar de sus repetidas promesas, el presidente no puede o no está dispuesto a mover el tema de una amplia reforma migratoria este año”, dijo. Sharry externó su confianza de que de la reunión del jueves deberá emanar el borrador de lo que será la nueva iniciativa.

“El 25 de junio el presidente y los líderes de ambos partidos deberán establecer la ruta hacia una amplia reforma migratoria este año”, puntualizó.

La omisión cobra relevancia además ante el hecho que el tema de la reforma no figura entre las prioridades legislativas para este año en el Congreso, aunque ello parece no disuadir a los promotores de la reforma.

“Fue un paso positivo”, dijo Shuya Ohno, quien desestimó además las teorías de que falta de precisión de Obama reflejó a su vez la ausencia de un compromiso serio ante un tema difícil y complicado. Para el vocero del Foro Nacional sobre Migración el hecho de que Obama no rehuya el tema es algo que no se puede pasar por alto, y todo ello refleja a su vez que “el tema se está moviendo”.

Reveló que existen ya negociaciones, aunque evitó ir más allá, reflejando a su vez la Resistencia de la Casa Blanca para adelante los nombres de los legisladores que han sido invitados el jueves.

“Se está generando impulso, pero además hay que entender que es el Congreso el único que puede instaurar leyes, y nosotros sabemos además lo que estamos enfrentando”, agregó. Parte de lo que se enfrenta es un escenario diferente al de 2007, cuando la polarización social y política emponzoñó el debate y contribuyó a la derrota de la iniciativa que se promovió entonces.

Con un galopante desempleo que mantiene a más de 13 millones de estadounidenses sin trabajo, vender la idea de que legalizar a igual o

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login