Paran vacaciones legisladores para balancear presupuesto de Illinois

Chicago.- Legisladores de Illinois interrumpirán este martes sus vacaciones de verano a fin de regresar al Capitolio de Springfield y acordar formas de equilibrar el presupuesto anual sin recurrir a recortes en programas sociales y despidos masivos.

El encuentro podría concluir en una propuesta que los líderes en la Cámara presentarían al gobernador Pat Quinn en una reunión fijada para el miércoles próximo o bien en el acuerdo de una agenda de sesiones legislativas para analizar soluciones al déficit presupuestal de cerca de 12 mil millones de dólares.

Como en tiempos del ex gobernador Rod Blagojevich, los 117 representantes y 60 senadores recurrirían a un periodo extraordinario para definir el presupuesto del año fiscal que inicia el 1 de julio, que por mandato constitucional debieron cumplir antes del 31 de mayo.

De acuerdo con cálculos del año pasado, proporcionados por la Cámara de Representantes, cada sesión especial tiene un costo para los contribuyentes de 80 mil dólares, sin embargo, este año el estimado difundido no rebasa los 23 mil dólares.

El mes pasado el Congreso estatal falló en llegar a un acuerdo sobre la propuesta de un aumento al impuesto sobre ingresos de entre el 50 y 67 por ciento, por lo que aprobó un presupuesto provisional para seis meses, mismo que revisarían al regreso de sus vacaciones en septiembre próximo.

En respuesta, el gobernador Quinn amenazó con no firmar el programa de obras públicas por 28 mil millones de dólares que se impulsaría en el estado con recursos federales del Plan de Estímulo a la Economía, así como de impuestos a varios productos y servicios.

Además, amenazó con el despido de diez mil empleados públicos y el recorte por más de nueve mil millones de dólares en programas sociales que ofrecen servicios educativos y de atención médica a las clases de ingresos más bajos, entre las que están los hispanos.

Quinn logró la semana pasada que los líderes legislativos demócratas y republicanos aceptaran llamar a sus bancadas para revisar el presupuesto, aunque éstos advirtieron que no significa aceptar el alza impositiva solicitada por el gobernador.

Una propuesta de los legisladores es hacer fuertes ajustes en el sistema de cuidado médico y pensiones, así como en los salarios de los empleados públicos, a fin de evitar el costo político que implicaría el aumento al impuesto sobre la renta.

Durante el periodo de dos años de la legislatura pasada el ex gobernador Blagojevich llamó a representantes y senadores a sesionar de manera extraordinaria en el receso de verano por el presupuesto, lo que significó más de 25 encuentros, bajo la amenaza de reducir y cortar los recursos de numerosos programas sociales.

Para el año fiscal 2009 Blagojevich obtuvo un presupuesto de 57 mil millones de dólares, con un déficit por dos mil millones, mientras que Quinn cuenta con 57 mil millones de dólares de presupuesto para el 2010, y un déficit cercano a los 12 mil millones.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login