Centroamérica vive una “guerra civil no declarada” según funcionario de OEA

MANAGUA (AFP) – América Central y el Caribe viven en medio de “una guerra civil no declara” debido al alto índice de homicidios, violencia, proliferación de armas ilegales y la creciente presencia del crimen organizado en la región, advirtió este miércoles en Nicaragua un ejecutivo de la OEA.

“Algunos países de la región de América Central y el Caribe tienen tasas de las más altas de homicidio en el mundo como resultado de una cultura de violencia”, informó el jefe de la división de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos, Alexandre Adornetto.

Según el funcionario, la espiral de violencia ha sido alimentada por “la “proliferación de armas de fuego y el control estatal precario de los territorios nacionales, además de la presencia del crimen organizado” en la región.

A modo de ejemplo dijo que en algunos países grandes como Brasil y México, la violencia deja cada dos o tres años 58.000 muertos, la misma cantidad de bajas que dejó la guerra contra Vietnam en Estados Unidos.

Esas cifras, sin embargo, quedan supuestamente cortas en América Central y el Caribe, donde “las tasas de homicidios pueden ser mucho más altas que en Brasil o México”.

“Es como si tuviésemos una guerra civil no declarada”, alertó el representante de la OEA.

Los problemas fueron expuestos durante la inauguración de la “Conferencia ministerial sobre tráfico de drogas, crimen organizado y terrorismo como desafíos a la seguridad y el desarrollo en Centroamérica”, que se desarrolla en Managua con la participación de representantes de la ONU y delegados centroamericanos.

Se estima que más de dos millones de armas ligeras circulan en Centroamérica en manos de grupos vinculados al crimen organizado, el narcotráfico y las temidas pandillas o maras juveniles, según un informe divulgado el año pasado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según Adornetto, la mayor parte de “las armas y municiones que son aprehendidas a criminales en México, América Central y el Caribe provienen de Estados Unidos”, que junto a Canadá son los únicos países del hemisferio que no han ratificado la Convención Interamericana contra el tráfico ilícito de armas.

La OEA espera que el Tratado pueda ser ratificado por el Senado estadounidense con la nueva administración del presidente Barack Obama, dijo.

Puntualizó que el crimen organizado se manifiesta en la región con el incremento del tráfico de armas, de personas para explotación sexual, laboral, los secuestros, la corrupción pública y privada y el lavado de dinero, entre otros ilícitos.

Afirmó que estos grupos operan con apoyo de diversas “formas colectivas de asociación”, entre las que figuran las pandillas juveniles que acechan a Honduras, El Salvador y Guatemala, “muchas de las cuales” están vinculadas al narcotráfico.

Se calcula que en Centroamérica hay más de medio millón de miembros de pandillas que cometen todo tipo de delitos, lo que se ha convertido en un serio problema de seguridad pública.

You must be logged in to post a comment Login