Se confrontan en la ONU dos visiones sobre futuro de economía mundial

Por Maurizio Guerrero.

Naciones Unidas.- Dos visiones opuestas sobre el rumbo que debería tomar el sistema económico y financiero internacional se enfrentaron en la Conferencia sobre la crisis financiera y económica mundial y su impacto sobre el desarrollo.

En la conferencia, desarrollada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se encuentran por un lado las posiciones que abogan por la creación de un modelo económico y financiero “totalmente nuevo” y por otro las que pugnan por mejorar y ajustar el actual sistema.

“Debe ser absolutamente claro que debemos ir más allá de controles y correcciones del modelo existente para crear algo que derive hacia un nuevo paradigma de coexistencia social”, expresó Miguel D’Escoto, presidente de la Asamblea General de la ONU en su discurso inaugural.

En tanto, durante su intervención, Ngozi Okonjo-Iweala, director ejecutivo del Banco Mundial, declaró que la manera de apoyar a los países en desarrollo es ofreciendo “mayor acceso al capital y mejorando la liquidez de sus sistemas financieros”.

El funcionario del Banco Mundial nada dijo sobre una reforma a su organismo, sino que sugirió que, en todo caso, las innovaciones deberían ocurrir en la manera en que los gobiernos invierten los créditos recibidos.

Okonjo-Iweala mencionó por ejemplo el caso de Corea del Sur, que ha destinado 80 por ciento de su paquete de estímulo económico para financiar proyectos ecológicos y sustentables.

En apoyo a la transformación total del sistema, Arístides Mejía Carranza, vicepresidente de Honduras, afirmó que su país clama por un nuevo modelo económico, que permita poner límites al abuso de las compañías monopólicas, a los capitales especulativos y al fraude.

“Esto se ha puesto de manifiesto en el debilitamiento del Estado, la privatización poco transparente de los servicios públicos, el recorte del gasto social y el fundamentalismo mercantil que privilegia en demasía las dudosas virtudes de mercados sólo sujetos a la autorregulación”, dijo.

El vicepresidente alertó que el encuentro de la ONU no debe versar sobre las causas de la crisis, sino sobre las regulaciones que impedirán en adelante la repetición de una catástrofe similar a la que vive el planeta.

Mientras tanto, el documento de 15 páginas que sirve de base para la conferencia, resulta lo suficientemente ambiguo para que ambas visiones puedan ser interpretadas.

Por ejemplo en el documento se puede leer: “Reafirmamos la urgente necesidad de mayores reformas al gobierno de las instituciones de Breton Woods (Banco Mundial y Fondo Monetarios Internacional)”, sin que exprese la profundidad ni la naturaleza de tales reformas.

Las recomendaciones, que proponían una reforma radical del sistema financiero mundial, hechas por el grupo de expertos encabezados por el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en cambio, fueron dejadas de lado prácticamente por completo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login