La moda masculina apuesta en París por los colores y el buen humor

PARÍS (AFP) – ¿Los tiempos son duros? Seamos alegres, respondieron este viernes Rosemary Rodríguez para Thierry Mugler y el estilista belga Walter van Beirendock, que han presentado colecciones masculinas muy coloridas para el próximo verano, llena de frescura en el primer caso, alegremente subversiva en el segundo.

Por su parte, el creador belga Kris van Assche, que también presentó su colección en este segundo día de desfiles en París, aborda el verano 2010 con una elegancia sobria, llena de superposiciones fluidas, en tonos blancos, negros y grises.

Rosemary Rodríguez ha querido, en su tercera colección para Mugler, “crear (sus) propios códigos en el universo mugleriano”. Las dos primeras colecciones eran “más bien una entrada en materia, aquí me expreso completamente”, explicó a la prensa. Lo que queda del estilo encarnado por la emblemática firma de los años 80 “es la actitud”, es “la manera en la mezclamos las prendas”, indicó.

La estilista ha querido dar a sus modelos “un lado realmente contemporáneo, joven, dinámico y fresco”, con una explosión de colores pero sin negro. “No es realmente una respuesta a la crisis, pero responde a unas ganas de alegría, de dinamismo, de positivismo, de ‘happiness’ que puede ser una suerte de escapatoria”, explicó.

El nuevo hombre Mugler lleva trajes color albaricoque, frambuesa o cielo con chaquetas con hombreras, bermudas blancos, pantalones verde pálido y chalecos malvas. Pero también viste con colores fosforitos (azul, verde, naranja), sobre todo en pantalones.

El tono también es alegremente subversivo en la colección de Walter van Beirendock, con nombres de marcas inscritos en coloridos modelos. Una forma de protestar contra la omnipresencia de la marcas. “¿No es extraño que el tiempo (‘Time’, en inglés) y la vida (‘Life’) sean marcas registradas, que el sol (‘Sun’) sea una marca de microsistema y que la luna (‘Moon’) sea una secta?”, pregunta en un texto remitido a los invitados.

El estilista rindió homenaje con su colección a los Bears (‘osos’), una de las componentes de la comunidad gay que considera que ser masculino pero también gordo y peludo, es bello. El ‘Bears Paris Club’, asociación de intercambios y de encuentros, estará de hecho presente el sábado en París en la gay pride francesa en la carroza ‘Orgullo Oso’.

Los maniquíes, cuya estatura y vellosidad respectaban estos criterios, lucían trajes de empleados de gasolinera verde manzana o rosa, pantalones con varios bolsillos de diferentes formas, deportivas multicolores y chaquetas con capucha irisadas. El estilista, un coloso con barba gris, saludó antes de un breve desfile de maniquíes en ropa interior, calcetines y deportivas, muy aplaudido.

Su compatriota Kris van Assche también recibió muchos aplausos. El público reunido en el patio de la facultad parisina de Jussieu se dejó seducir por sus largas y finas siluetas. Pantalones pirata o bermudas se superponen sobre unos pantalones ajustado y elásticos como los leggings, túnicas negras y camisas negras transparentes, chaquetas delicadamente estructuradas, componen una elegancia suave.

You must be logged in to post a comment Login