Néstor Kirchner cierra campaña con humor y Tinelli en TV argentina

BUENOS AIRES (AFP) – El ex presidente argentino y actual candidato oficialista a diputado Néstor Kirchner (2003-2007) cerró su campaña a las legislativas la madrugada del viernes en una humorística charla telefónica con el popular animador Marcelo Tinelli transmitida por TV.

La visita del marido de la presidenta Cristina Kirchner se esperaba en los estudios del programa “Gran Cuñado”, que es el de mayor audiencia televisiva de Argentina y está dedicado a parodiar a los políticos. Pero Tinelli tuvo que hacer una llamada a la residencia oficial de Olivos, al norte de Buenos Aires.

“¿Qué te pasa, Marcelo, me tenés miedo?”, le disparó el líder peronista del otro lado de la línea, revelando que la propuesta detrás de cámaras era grabar el programa y evitar una aparición en directo.

“Yo quiero hacerlo (el programa) en vivo, porque después, si va grabado dicen que está arreglado. Y vos querés jugar de local (en los estudios), sos un vivo. Busquemos una cancha imparcial para el encuentro (humorístico)”, insistió Kirchner con metáforas futbolísticas.

Kirchner salió así airoso de las burlas que le preparan a los políticos invitados al programa.

Hace años el conservador Fernando de la Rúa, presidente entre 1999 y 2001, hizo el ridículo en ese mismo programa, antes de su caída en medio de una rebelión popular, a tal punto que años después acusó a Tinelli de conspirar contra él.

El contacto con Kirchner se realizó a las 00h30 (03h30 GMT). El candidato le reprochó en sorna al conductor cómo se atrevía a sacarlo de la cama a esa hora de la madrugada, sin saber si su esposa lo dejaría volver al dormitorio.

Los Kirchner enfrentan el domingo su mayor desafío político desde que llegaron al poder en 2003, en comicios de medio término en los que pueden perder la mayoría en el Congreso, ante el avance de fuerzas neoliberales, socialdemócratas y peronistas de derecha, según las encuestas.

“Mostrá las encuestas”, desafío Kirchner a Tinelli y al imitador. “Mostrá que vamos a ganar. Pero no me hagas trampa, no me hagas fraude”, siguió, esta vez medio en broma y medio en serio.

Sin perder el dominio de la situación, el ex presidente amenazó con mandarles al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para inspeccionar si pagan los honorarios en regla, y se despidió con un abrazo “fraterno, de todo corazón”.

Tras saludarse, Kirchner y Tinelli pudieron celebrar sus objetivos, uno el de hablar en campaña ante millones de televidentes y el otro reafirmar que más de una celebridad se desvive por aparecer en su programa.

You must be logged in to post a comment Login