Palestina: Un estado sin patria

Por Leonardo Boff

La elección presidencial de Barack Obama ha electrizado tanto al mundo, que las espectativas han pasado de lo real, al mundo del absurdo.
 
Algo de éso es evidentemente impulsado por las corporaciones de los medios de comunicación, que ya no dan las noticias, sino que se dedican a dar lo que se puede llamar,  “pre-noticias”, porque tienden a predecir lo que va a (o podría) pasar, para que la competencia no se les adelante en la primicia. Y como en vez de noticias dan su opinión, hacen de Obama un líder mundial en formas que son simplemente irracionales.
 
Esto se vió en la campaña electoral por la presidencia de Irán, donde los reportajes llegaron a predecir el triunfo de Mir Hossein Moussavi, candidato de la oposición, y la caída del irascible Mahoud Ahmadinejad. Como ya habían predicho el resultado, los comentaristas se dedicaron a opinar sobre la influencia global de Obama en las elecciones. (En lo que a elecciones robadas se refiere, ¿acaso millones de norteamericanos salieron aquí  a las calles a protestar las elecciones del 2000, que sí fueron robadas?)
 
Del mismo modo, mucho reportaje se centró en la línea dura de Obama con los israelíes, porque en su discurso en Cairo, Egipto, él pidió que se congelen los asentamientos israelitas en territorio Palestino.
 
Tan parcializada en favor de Israel es la política norteamericana que pedir parar la construcción en territorio ilegalmente ocupado, es visto como, “línea dura.”
 
Por su lado, la derecha israelí, (muchos de ellos apoyan al recientemente electo Presidente Binyamin Netanyahu), ha empapelado Tel Aviv con imágenes de Obama con turbante árabe (conocido como kaffiyeh), adornadas con las frases, “Odia a los Judíos”, y “Anti-Semita” en inglés y hebreo (alusión al nombre musulmán de Obama y a su ascendencia familiar.)
 
“Congelar” una situación básicamente injusta es preservar el status quo, mantener las cosas como están–una forma de gobernar que pone al pueblo palestino en una situación injusta que no se puede tolerar.
 
Además, Netanyahu anunció recientemente su esencial rechazo de la “congelación” pedida por Obama, y su supuesto apoyo al establecimiento de un estado Palestino –aunque desmilitarizado, con sus relaciones exteriores controladas por Israel.
 
Este solo sería un estado del modo que los antiguos Batustanes de Africa del Sur fueron “territorios independientes”, (ésto es, jamás lo fueron.)  
 
A los palestinos les han robado sus tierras y las han despedazado para construir pueblos, han encarcelado a su parlamento, les racionan su propia agua, y sus casas has sido demolidas con máquinas niveladoras, mientras los líderes de occidente se llenan la boca hablado del “proceso de paz,” que en resumidas cuentas es congelar la opresión.
 
Mientras tanto, Israel, (no sólo el poder militar más poderoso de la región, si no también un estado con armas nucleares no declaradas,) acepta la idea de un estado Palestino, sólo si es demilitarizado –y a éso se considera progreso!
 

You must be logged in to post a comment Login