Activistas decepcionados tras reunión de Obama sobre reforma migratoria

Chicago.- Activistas proinmigrantes en Illinois expresaron su decepción por lo que calificaron de “pobres resultados” de la reunión del presidente estadounidense Barack Obama y 30 legisladores para abordar el tema de la reforma migratoria.

Entrevistados por separado, representantes de la comunidad inmigrante del estado, en su mayoría hispana, dijeron que el encuentro mostró a un Obama que continúa eludiendo el compromiso que adquirió durante su campaña con este sector de la población.

El presidente del Frente Unido Proinmigrantes, Carlos Arango, señaló que la reunión fue “un acto político” en el que sólo se expusieron ideas, pero no hubo propuestas y ni siquiera se definió fecha para un nuevo encuentro.

Consideró que al nombrar Obama a la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, como enlace con el Congreso sobre el tema migratorio se desvía de nueva cuenta el enfoque que se requiere para la reforma demandada.

“Con esa decisión se vuelve a colocar el asunto en el terreno de la seguridad nacional y no en el económico y de los derechos laborales como debería”, expuso el también director de Casa Aztlán.

Arango indicó que el movimiento inmigrante del país requiere enfocar de nuevo sus acciones hacia el Congreso para sensibilizar a los legisladores sobre la necesidad de acelerar la definición de una reforma migratoria, “ya que Obama está eludiendo cumplir con su compromiso”.

Por su parte, el sacerdote José Landaverde, de la iglesia Misión Nuestra Señora de Guadalupe, del vecindario La Villita, aseguró que el gobierno del presidente Obama está llevando a cabo “un juego político”.

Pretende mantener engañada a la comunidad inmigrante con pequeños diálogos que no llevan a nada, pero le ayudan a eludir el compromiso que hizo de impulsar en el primer año de su gobierno una reforma migratoria, sostuvo.

Landaverde destacó que el movimiento inmigrante de Illinois ha cometido el error de “andar detrás de Obama” y dejar de lado el trabajo de cabildeo legislativo para convencer a sus representantes de que deben promover el regreso del tema al debate.

Por ello, anunció que durante la próxima semana encabezará un viaje a Washington con un reducido grupo de 10 cabilderos con experiencia y ocho inmigrantes indocumentados que contarán sus historias ante cinco legisladores de Illinois.

“El objetivo es no bajar la guardia y contribuir con un grano de arena que si se repite en otros estados puede generar el impulso requerido para la reforma”, añadió el religioso, quien tiene previsto hablar con los senadores Dick Durbin y Roland Burris, y con los representantes Mark Kirk, Dan Lipinski y Melissa Bean.

Por su parte, Flor Crisóstomo, la indocumentada mexicana que se encuentra refugiada en una iglesia metodista y dirigente del grupo América Unida, afirmó que la reunión no tuvo ningún resultado que pueda calificarse de positivo.

“No hubo compromisos, ni propuestas ni fechas. Se jugó con la confianza de la gente que gastó su dinero para ir a Washington a fin de apoyar esta reunión, la cual ya se había cancelado dos veces”, agregó.

Crisóstomo, quien está por cumplir año y medio de reclusión para evitar su deportación, expresó que pese a la falta de resultados, la presión del movimiento inmigrante no se debe detener, en especial el dirigido a los congresistas por una reforma integral.

“Que no nos distraigan con leyes como la Dream Act, que no pasan y están diseñadas para atender sólo porciones del problema. Con el gobierno debemos seguir insistiendo con la moratoria a las redadas y deportaciones”, dijo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login