Clan Jackson pidió nueva autopsia y aumentaron dudas sobre su médico

LOS ÁNGELES (AFP) – El clan Jackson pidió una segunda autopsia del Rey del Pop muerto de un paro cardiaco, afirmó el sábado el centro forense en Los Angeles, donde aumentan las dudas sobre el papel del médico personal de un artista que poco antes de sucumbir ensayó eufórico su gran regreso musical.

Sin revelar todavía ningún dato sobre los funerales de Michael Jackson, el patriarca de la prole de artistas divulgó un emotivo comunicado donde dijo que se encontraban “sin palabras y devastados” por “la trágica pérdida”.

El portavoz del Instituto de Medicina Forense del Condado de Los Angeles, Brian Elias, informó que los Jackson pidieron una segunda autopsia antes de recibir el cuerpo el viernes en la noche.

La segunda autopsia, realizada por un patólogo contratado por los Jackson, fue completada pero no se divulgó ni una palabra de sus resultados, según publicó el diario Los Angeles Times el sábado en la noche citando fuentes familiares con el caso.

El viernes Medicina Forense descartó en un informe preliminar sospechas criminales en el fallecimiento el jueves del ídolo de 50 años, pero precisó que las causas exactas de su muerte se determinarán en un estudio toxicológico que demorará entre “cuatro a seis semanas”.

El activista por los derechos civiles estadounidense, el reverendo Jesse Jackson –quien no tiene lazos familiares con el clan–, dijo que miembros de esta familia de nueve hermanos “están molestos y frustrados” por las dudas sobre la muerte de Jackson y quieren explicaciones de su médico, el cardiólogo Conrad Murray.

El abogado de Murray, Matt Alford indicó a CNN que el médico tenía una segunda cita con la policía el sábado y confirmó que su cliente no está bajo investigación criminal: “Es una tragedia humana y está afectado por la muerte del señor Jackson”, dijo Alford.

Distintos implicados en la organización de los conciertos que Michael Jackson planeaba realizar en Londres en julio revelaron cuán contento y enérgico había estado el artista en un ensayo general de su recital en el Staple Center de Los Angeles el miércoles en la noche.

Los Jackson están en su casa en el suburbio de Encino, al norte de Los Angeles, donde se atrincheraron desde que perdieron a su miembro más famoso por un paro cardiaco en una mansión alquilada en Bel-Air.

Según Jesse Jackson, que acompañó el viernes al clan en calidad de consejero espiritual, “ellos sospechan de este médico y tienen razones reales porque cualquier otro médico hubiese dicho, ‘esto es lo que pasó en la última hora de su vida y yo estaba allí. Yo le dí tal medicina'”, dijo.

Murray se convirtió en una figura clave en la investigación sobre las causas exactas que provocaron el paro cardiaco al cantante de “Thriller”, quien habría recibido antes de morir una inyección de un medicamento contra el dolor, el Demerol -narcótico sintético similar a la morfina- por parte de su médico.

Ante el frenesí de una muerte comparada con la del papa Juan Pablo II o la de John Lennon, ni la Casa Blanca ni el presidente francés, Nicolás Sarkozy, ni tampoco el diario del Vaticano escatimaron elogios para el artista.

En Madrid, Buenos Aires, Manila, Nueva York y Copenhague, los admiradores del bailarín del “moonwalk” danzaron sus temas en las calles, mientras en Londres el organizador de los 50 conciertos de Jackson dijo que pronto informará sobre el reintegro de las casi 900.000 entradas.

En la grabación del desesperado pedido de auxilio que efectuó al 911 un miembro del entorno de “Jacko” el día de su muerte, se decía que “su médico” estaba con el cantante inconsciente.

Por otro lado, abogados analizan la suerte de los tres hijos del músico: Prince Michael, de 12 años, Paris, de 11, y Prince Michael II, de 7, ahora bajo el cuidado de la madre de Jackson, Katherine, aunque se anticipa un proceso difícil para los dos mayores, hijos de una enfermera, y el tercero, fruto de un acuerdo con una madre sustituta.

Luminarias como M

You must be logged in to post a comment Login