Mantienen cultivadores canadienses oposición a trigo transgénico

Montreal.- Los agricultores de Canadá mantienen su oposición a la introducción del trigo transgénico al país ante la incertidumbre sobre su aceptación entre los consumidores y sus beneficios económicos, según un sondeo.

De acuerdo con la encuesta anual de la Comisión Canadiense del Trigo (CCT), la mayoría de los mil 300 cultivadores consultados señaló que el grano genéticamente modificado no debe ser cultivado hasta que se pruebe que los granjeros serán beneficiados y que hay una demanda en el mercado.

El 9.0 por ciento de los cultivadores del oeste canadiense entrevistados señalaron que están de acuerdo en utilizar el trigo transgénico “en el momento en que esté disponible”, y el 19 por ciento consideraron que “nunca debe ser producido en Canadá”.

En 2004, Monsanto -una compañía de biotecnología agrícola- intentó introducir el trigo transgénico en Canadá, pero los planes fueron abortados debido a la masiva oposición -83 por ciento de los cultivadores- a ese trigo que resiste a los herbicidas a base de glifosato.

Desde el primer intento de introducción, los sondeos mostraron un rechazo de parte de los agricultores que sin embargo cultivan ya el colza (canola) genéticamente modificado, lo que llevó a que Monsanto abandonara la producción de trigo transgénico.

Aunque no hay en el mercado un trigo genéticamente modificado para resistir a los herbicidas, la CCT continúa explorando ese tema, ya que el grano es visto como el alimento base por excelencia y Canadá es un gran exportador mundial.

Hay presiones de algunos grupos de importantes comercializadoras y productores de trigo en Estados Unidos, Canadá y Australia, para crear las condiciones de aceptación al cultivo transgénico.

De acuerdo con la encuesta de la CCT, al ser consultados sobre si están interesados en cultivar el trigo de Monsanto, el 51 por ciento respondió negativamente y el 46 por ciento “demostró mucho o algún interés”.

Larry Hill, presidente de la CCT y un cultivador de la provincia de Saskatchewan, piensa que el resultado del muestreo apunta a que los granjeros están mirando el lado económico y están conscientes de que no hay muchos clientes ni aceptación a este trigo transgénico.

Los cultivadores quieren asegurarse, antes de que se introduzca este trigo, que hay demanda, aceptación y se puede hacer dinero, según Hill.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login