Estados Unidos apoya a Zelaya y pide restauración democrática

WASHINGTON (AFP) – El líder estadounidense, Barack Obama, dio este lunes su inequívoco apoyo al depuesto mandatario hondureño, al calificar el golpe de Estado del que fue objeto como “un grave precedente” para la región y señalar que Manuel Zelaya “sigue siendo el presidente de Honduras”.

“El presidente Zelaya fue elegido democráticamente. No había terminado aún su mandato”, dijo el presidente Obama. “Creemos que el golpe de Estado fue ilegal y que el presidente Zelaya sigue siendo el presidente de Honduras”.

La maniobra que condujo al derrocamiento de Zelaya “es ilegal”, agregó Obama, estimando que ésta crea “un grave precedente” en la región y es un paso atrás para su desarrollo político.

El líder estadounidense, quien habló de la situación política en Honduras luego de dialogar en el Salón Oval de la Casa Blanca con su homólogo colombiano Alvaro Uribe, llamó a la cooperación internacional para resolver la crisis hondureña de forma pacífica.

“Sería un grave precedente si comenzamos a retroceder a la época en que veíamos golpes militares como una forma de transición política, en lugar de elecciones democráticas”, señaló.

Por su lado, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, calificó los sucesos en Honduras como un “golpe de Estado” y exhortó a todas las partes hondureñas a dialogar.

“Nuestra prioridad inmediata es la de restaurar totalmente el orden democrático y constitucional en ese país”, dijo la jefa de la diplomacia estadounidense en su primera aparición ante la prensa desde que sufrió una fractura de codo el 17 de junio.

“Todas las partes tienen la responsabilidad de resolver los problemas subyacentes que los han conducido a los acontecimientos de ayer (domingo)”, señaló. Estados Unidos es favorable al envío a Honduras de una delegación de la OEA para intentar mediar entre las partes, dijo, aunque esperará antes de tomar medidas dado que “la situación evoluciona muy rápidamente”.

También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la Unión Europea y organismos latinoamericanos reclamaron el regreso a su cargo del presidente hondureño.

Zelaya fue sacado del poder por militares el domingo, tras lo cual el Congreso nombró a Roberto Micheletti -hasta entonces su titular- para asumir la presidencia hasta terminar el actual mandato, en enero de 2010.

El presidente hondureño intentaba realizar el mismo domingo una consulta con el fin último de cambiar la Constitución para poder ser reelecto y seguir en el poder luego de enero. Dicha consulta había sido declarada ilegal por la Justicia y por el Congreso.

En Managua, los presidentes de los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), que desde el domingo analizan la situación de Honduras, decidieron retirar a sus embajadores de Tegucigalpa.

El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs declinó expresarse sobre la posibilidad de que Estados Unidos tome la misma medida.

En Tegucigalpa, mientras tanto, el mandatario designado Micheletti dijo que la remoción de Zelaya de la presidencia se efectuó en el marco de un “proceso absolutamente legal” y comenzó a designar a los primeros miembros de un nuevo gabinete ministerial.

You must be logged in to post a comment Login