Surge en Alemania mayor interés por automóviles eléctricos

Berlín.- El interés por los automóviles eléctricos menos contaminantes y costosos es cada vez mayor, sin embargo existen algunos problemas que las automotrices alemanas trabajan por solucionar, como la de su autonomía y repostaje.

Los expertos están de acuerdo: los automóviles eléctricos necesitan tener una mayor autonomía y capacidad de circular sin necesidad de repostar y se está trabajando incluso en la posibilidad de cargar las baterías durante la conducción.

El consorcio alemán Daimler firmó recientemente un acuerdo con el fabricante de deportivos eléctricos estadounidense Tesla, que prevé una mayor colaboración en el desarrollo de sistemas de baterías, motores eléctricos y proyectos en la fabricación de automóviles.

Una colaboración vista con mucho interés en Alemania, especialmente por la necesidad urgente de baterías ligeras y eficientes.

Una solución en la que trabajan las firmas alemanas consiste en complementar los sistemas eléctricos con motores de combustión que actúen cuando la electricidad se acaba y que sean capaces de aumentar la autonomía del motor eléctrico.

A finales de 2010, la estadounidense General Motors (GM) sacará el modelo “Volt” con esa solución y un año después Opel planea hacerlo en Alemania con el nombre “Ampere”, claro está, si sobreviven a la insolvencia.

Otra interesante alternativa la ofrece la sociedad alemana de ingenieros de automóviles y transporte IAV: los automóviles podrían cargar sus baterías en marcha, mientras conducen o están aparcados, sin necesidad de enchufes.

El truco: con placas de inducción que produzcan un campo magnético durante la conducción que suministre energía a los automóviles.

Un campo de cambio magnético permitiría hacer funcionar al automóvil electrónico directamente o cargar su batería. La carretera funcionaría con ese campo magnético, sistema denominado “Range Extender”, dijo Wilfried Nietschke, que desarrolla esa tecnología en la IAV.

Ya existen sistemas similares de carga en trenes y ahora parece consecuente utilizar la misma técnica en automóviles, añadió.

El principio es sencillo: la carretera estaría cubierta de un conductor eléctrico que produce un campo magnético.

Nietschke afirmó que los fabricantes alemanes están muy interesados en la técnica, incluso este año se construirá un prototipo de estación de carga y después se construirá un tramo de prueba en Braunschweig.

Un modelo de dimensiones 1:28 ya está funcionando, pero para probar uno de dimensiones reales aún queda mucho trabajo por hacer. Lo más importante, señaló el experto, es lograr un modelo estándar lo antes posible.

También Jurgen Meins, del Instituto de Maquinaria Eléctrica, motores y Vías (IMAB) de la Universidad Técnica de Braunschweig, se muestra confiado.

“El sistema no es mucho más complicado de lo que parece a primera vista” y ya cuenta con experiencia suficiente en sectores como el Transrapid y otras aplicaciones industriales.

Sin embargo, el problema llega de las infraestructuras, pues para hacer viable el sistema sería necesario construir carreteras en todo el país cubiertas con placas de inducción.

No obstante, se desconoce quién financiaría algo así y en qué momento habría tantos automóviles eléctricos como para que la presión fuera lo suficientemente fuerte para hacerlo.

Se calcula que en 2020 habría entre 9.0 y 10 por ciento de automóviles híbridos eléctricos en todo el mundo, aunque en países como China se esperan más del 50 por ciento. Pero lo que es seguro, según los expertos, es que la tendencia apunta al alza.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login