Analizará G-8 crisis económica y situación en Irán

Roma.- El Grupo de los Ocho (G-8) países más desarrollados se reunirán del 8 al 10 de julio próximo en L’Aquila para analizar la crisis económica, posibles sanciones a Irán, las reglas para las finanzas, el hambre y la seguridad alimentaria.

Así lo anunció este lunes en Nápoles el primer ministro italiano Silvio Berlusconi, anfitrión de la cumbre, y agregó que la línea de la reunión será “la gente primero”.

“El mensaje para los gobiernos será en favor de la economía social de mercado y para la gente el de tener confianza”, dijo Berlusconi a bordo del buque “Fantasía”, anclado en el puerto de Nápoles, donde presentó el programa de la Cumbre del G-8.

Apuntó que de la Cumbre deberá también salir un mensaje en el sentido de que la crisis económica global “ya ha mostrado toda su fuerza” y que no existen más las condiciones para que dure.

“Hoy ya no existen las condiciones para que la crisis continúe; no me cansaré de decir que el factor preponderante que la desencadenó es la desconfianza”, señaló.

“Perdónenme si insisto, pero mis palabras son las de un padre de familia con una larga experiencia, que conoce la economía y que ha sido empresario”, argumentó.

Precisó que la crisis y como superarla será el primer tema de la cumbre del G-8.

Ello “poniendo en campo estándares legales globales, un código de normas para el mundo financiero, para el mundo de la economía, donde no estén previstos paraísos fiscales, ni productos derivados, los llamados productos tóxicos y donde existan reglas precisas y organismos de control”.

Apuntó que después del tema de la crisis el G-8 tratará asuntos como la situación en Medio Oriente, Afganistán, Irán, Irak y “todas las otras situaciones africanas y sudamericanas que están sobre la escena internacional”.

Berlusconi dijo que Irán será también “uno de los primeros temas que trataremos” y que se podrían decidir sanciones contra ese país tras la represión contra las protestas por los resultados electorales del pasado 12 de junio que dieron el triunfo al presidente Mahmud Ahmadinejad.

Otro asunto, dijo, será el de la completa liberalización del comercio mundial. “Hemos invitado al presidente de la OMC (Organización Mundial del Comercio) Pascal Lamy y daremos impulso a una nueva Doha para llegar pronto a la liberalización del comercio”, anotó.

Informó que también será tratado “el problema del hambre” y destacó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama “ha puesto en la mesa cuatro mil millones de dólares (contra el hambre) y nos pide hacer lo propio; estoy seguro que lo lograremos”.

El gobernante agregó que el primero de los tres días de la Cumbre verá la participación de los jefes de Estado y de Gobierno del G-8 (Estados Unidos, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Francia, Canadá, Italia y Rusia).

A ellos se sumarán el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso y el primer ministro de Suecia (presidente en turno de la Unión Europea).

Dijo que el segundo día se sumarán los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Cinco (México, Brasil, China, India y Sudáfrica), además de Egipto, Australia, Indonesia y Corea del Sur y el tercero se añadirán todos los países africanos invitados y representantes de organismos internacionales.

“Nunca se había visto una cumbre del G-8 tan amplia por número de países; estará representada más del 90 por ciento de la economía mundial”, anotó.

Berlusconi señaló que se está a la espera de la respuesta del Vaticano a una solicitud para que el Papa Benedicto XVI reciba a las esposas de los líderes que participarán en la Cumbre.

Anunció además que se solicitará a España la reconstrucción del fuerte español de L’Aquila, dañado por el terremoto del pasado 6 de abril que causó casi 300 muertos.

El primer ministro italiano decidió trasladar la Cumbre del G-8 de la isla de La Magdalena, donde estaba inicialmente programada, a L’Aquila (centro de Italia) para relanzar a esa ciudad afectada por un sismo de 5.8 grados Richter en abril pasado.

You must be logged in to post a comment Login