¡Nunca es Tarde para Ahorrar!


Por: Viviana Avila Lindo

¿Ha escuchado que hay que guardar durante las vacas gordas para estar listo cuando lleguen las vacas flacas? Este adagio popular nos dice que hay que ahorrar algo de dinero en tiempos de bonanza para que, en casos de emergencia, como estos tiempos de crisis económica, tengamos un respaldo financiero que nos permita sobrellevar tiempos difíciles.

Lo malo, es que solo pensamos en el ahorro cuando tenemos menos fuentes de ingreso, hemos perdido el trabajo y las deudas ya no nos dejan dormir tranquilos.

Las estadísticas del Departamento de Comercio de Estados Unidos revelan que en mayo de este año aumentó la tasa de ahorro de los estadounidenses en un 6.9 por ciento, cuando en el 2005 esa cifra ni siquiera alcanzaba el 1 por ciento.

Para comenzar a ahorrar el primer paso es trazar un presupuesto en el que usted diseñe su propia estrategia para cortar gastos. Haga una lista de sus prioridades; entre ellas el gasto de su casa, el seguro de su auto, el pago de sus recibos de agua, luz, electricidad, teléfono y por supuesto alimentación.

Y aunque en este tipo de obligaciones no encuentre muchas alternativas para ahorrar ya verá que con el tiempo y un poco de mesura los gastos se irán recortando.

¿Como?

Si usted controla más el uso de ciertos servicios como el agua; cerrando el grifo mientras se cepilla los dientes o se afeita, estará economizando unos 6 litros de agua por minuto, lo que a la larga se verá reflejado en su recibo.

No deje encendidas las luces que no necesita y en lo posible compre lámparas de bajo consumo; algunas le pueden ahorrar hasta un 20 por ciento de energía y durar hasta 10 veces más que las bombillas regulares.

El asunto de la alimentación es tal vez el más difícil de controlar, porque muchas veces preferimos comer afuera y es evidente que los costos se multiplican, es un hecho que esas comidas fuera de casa, aun cuando no sean en los mejores restaurantes, pueden arruinar su presupuesto.
Opte por cocinar en su hogar y cuando vaya al supermercado compre sólo lo que necesita y no se deje engañar con ofertas de productos que usted ni siquiera consume.

En cuanto a los gastos relacionados con su imagen personal, compre ropa de invierno en temporada de verano y viceversa así podrá aprovechar las mejores ofertas.

Muchas veces los consejos para ahorrar nos parecen obvios, pero lo cierto es que no los aplicamos y lo único obvio es que si nuestra alcancía está vacía no nos ayudará a salir de apuros en situaciones difíciles.

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información o servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda de la Fundación Self Reliance al 1-800-473-3003. Comente sobre La Columna Vertebral en columnavertebralred.blogspot.com

You must be logged in to post a comment Login