Condena gobierno alemán golpe en Honduras

Por Olga Borobio.

Berlín.- El gobierno alemán condenó el golpe militar en Honduras y destacó que “la detención y expulsión de Manuel Zelaya, quien es el presidente democráticamente electo, viola el orden constitucional del país centroamericano”. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank Walter Steinmeier, señaló en un comunicado que ahora lo más importante es el rápido retorno al derecho y a la ley.

Lanzó un llamado a los partidos en conflicto a llevar a cabo un diálogo con vistas a una solución pacífica que se apegue a la democracia y al estado de derecho. Los medios de prensa en Alemania comentaron este lunes los sucesos en Honduras y resaltaron las fuertes críticas internacionales contra la deposición del presidente Zelaya.

Por su parte, el experto el experto Peter Peetz dijo en entrevista a Notimex que la comunidad internacional debe rechazar el golpe de Estado en Honduras que encabezaron la víspera militares de ese país en contra del presidente Manuel Zelaya. “Lo sucedido es lamentable para la democracia hondureña, así como el hecho de que los militares hayan tomado ese rol activo en la política del país”, dijo Peetz. El domingo en la madrugada unos 200 militares secuestraron al presidente hondureño, quien fue trasladado a Costa Rica, desde donde denunció un golpe de Estado en su contra y llamó al pueblo de su país a resistir.

El experto del Centro para Latinoamérica del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales, con sede en Hamburgo, añadió que, sin embargo, la democracia en ese país ya tenía desde antes muchos déficits. Indicó que aún así, Zelaya era un presidente que tenía la legitimidad de un mandatario electo en comicios justos y libres, y que eso no podía cambiarlo el hecho de que su destitución hubiera tenido el aval de las instituciones civiles.

Puso de relieve que los militares no se han dirigido a la población por su cuenta, no ha salido un comunicado en el que se diga que ellos, los militares, habían sacado a Zelaya del país y que habían colocado a un nuevo personaje en la presidencia. “Los militares guardan hasta el momento la imagen de acatar órdenes de la Corte Suprema. Eso es importante porque indica que, al parecer, no quieren tener un papel realmente activo en el gobierno del país”, señaló Peetz.

Al mismo tiempo alertó que la situación no se vea solo en blanco y negro: “según los comunicados oficiales, esa acción militar fue ordenada por la Corte Suprema de Honduras, y después el Congreso habría decidido de manera unánime la destitución de Zelaya”. Apuntó que en ese contexto, la acción militar tiene el respaldo civil de la gran mayoría de los actores políticos de Honduras, que es el órgano legislativo y el poder judicial.

Dijo que el desencadenante de la acción militar fue la consulta popular informal que Zelaya quiso llevar a cabo el domingo. Los poderes legislativo y judicial de Honduras consideran que ese procedimiento puesto en marcha por Zelaya tenía el objetivo de mantenerlo en el poder como presidente. El experto alemán consideró que los sucesos en Honduras fueron una reacción histérica porque lo único que Zelaya pretendía hacer era una consulta popular sin carácter vinculante.

Advirtió que, al mismo tiempo, Zelaya no acató las decisiones de muchos órganos del estado de derecho: la Corte Suprema, el Tribunal Supremo Electoral, el Ministerio Público. “Las principales instancias de la institucionalidad democrática de ese país le prohibieron llevar a cabo esa consulta y él continuó con su plan de llevarla a cabo. Por eso al final, la situación desembocó en una confrontación”, aseveró.

El experto dijo que la situación en que se encuentra la presidencia de Honduras es ambigua si se la ve desde el extranjero, pero que desde adentro es clara para los principales actores políticos del país: Roberto Micheletti es el presidente interino. Recordó que el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea manifestaron que no reconocen al gobierno de Micheletti.

Ese político de

You must be logged in to post a comment Login