Falleció Pina Bausch, la gran dama de la danza contemporánea alemana

BERLÍN (AFP) – La coreógrafa y bailarina alemana Pina Bausch, una de las artistas más importantes de la danza contemporánea, falleció el martes a los 68 años, anunció el Tanztheater de Wuppertal (oeste de Alemania), el ballet que ella había fundado hacía más de 35 años.

“Pina Bausch falleció el martes de mañana (en el hospital), de una muerte repentina y rápida, cinco días después de que se le diagnosticara un cáncer”, indicó la portavoz del Tanztheater, Ursula Popp, en un comunicado.

“El domingo pasado todavía estuvo en el escenario, junto con su compañía, en la ópera de Wuppertal”, destacó.

Según Popp, había sido internada en el hospital para exámenes debido a un estado de fatiga intensa, y “no salió”.

Pina Baush era una de las más ilustres coreógrafas contemporáneas. Su verdadero nombre era Josephine Bausch. Su celebridad comenzó en el Metropolitan Opera de Nueva York. Era considerada la gran dama de la danza contemporánea alemana, con un estilo expresionista único que a sus comienzos provocó polémica, antes de ser reconocido mundialmente.

Luego de pasar por el Metropolitan Opera de Nueva York, la coreógrafa de rostro sombrío introdujo el concepto de “danza-teatro” en Alemania y el mundo entero. De esta forma impuso en el mundo del teatro un estilo de danza muy personal, basado en la exageración y la contradicción, mezclando lo inmenso a lo insignificante, tanto en los gestos de los bailarines como en los decorados.

Pina Bausch cambió el papel del bailarín y dio otra utilización a los objetos, introduciendo en el escenario esquíes, bicicletas, muros y acantilados.

Algunos la consideraban una coreógrafa única y sin igual en la dirección de sus temas predilectos, como el miedo o la guerra de los sexos, y destacaban la vitalidad artística de sus obras.

No obstante, sus problemáticas extremistas y sus arquetipos (la histérica, la esclava…) molestaban a otros.

“Lo que me interesa no es tanto (saber) cómo se mueven las personas, sino lo que las emociona”, declaró ella en una entrevista.

Bailarines llegados de todo el mundo frecuentaron su Tanztheater en Wuppertal, Renania, que con el paso del tiempo se convirtió en uno de los templos de la danza moderna mundial.

Pina Bausch era esperada a mediados de julio en Moscú, donde debía presentar su espectáculo “Los siete pecados capitales” en el Festival Internacional Chejov. Por el momento no se ha decidido el futuro de esta gira. En cambio, el Tanztheater se presentará este martes por la noche en Wroclaw (Polonia), según su portavoz.

A mediados de junio, Pina Baush había presentado en Wuppertal su última creación, “Tanzabend” (velada danzante), un espectáculo melancólico con un escenario negro vacío y ritmos lentos.

Ella viajaba con su compañía por el mundo entero, y todos los años bailaba en el Théâtre de La Ville de París, donde las entradas se agotaban inmediatamente.

Celebró los 25 años de su Tanztheater en 1998 con un festival de tres semanas en Wuppertal, cuna de sus creaciones expresionistas y gloria del ballet alemán.

Allí presentó una muestra de sus ballets, desde los más antiguos a los más recientes, pasando de “Ifigenia en Táuride” (1974) al “Limpiador de ventanas” (1997), estrenado en Hong Kong en ocasión de la devolución de la colonia británica a China.

Asia la inspiró. En 2006 se encontraba en India con una parte de su compañía y luego presentó “Bamboo Blues”, una creación con los colores de India.

En Europa, sus viajes la llevaron también a Palermo, Lisboa, Budapest, Estambul. Y de París a Roma y Londres, donde generalmente presentaba sus espectáculos con el teatro lleno.

You must be logged in to post a comment Login