El Papa estará presente en el G8 con una encíclica social

CIUDAD DEL VATICANO (AFP) – El papa Benedicto XVI no participará en la reunión del G8 en L’Aquila, en Italia, pero dará a conocer sus propuestas frente a la crisis económica mundial en una encíclica social que se publicará la víspera de la cumbre de las grandes potencias industriales.

La esperada tercera encíclica del Papa alemán será publicada el 7 de julio, un día antes de la inauguración de la cumbre de tres días, y es interpretada como un claro mensaje a los líderes de los países ricos.

El anunciado texto doctrinal, cuya publicación suscita grandes expectativas, es una profunda reflexión sobre las consecuencias de la globalización y una crítica al “capitalismo salvaje”, según adelantaron fuentes religiosas.

La encíclica, que lleva el título “Caritas in veritate” (Caridad en verdad), de más de 100 páginas, aborda la necesidad de construir nuevas reglas para una economía cada vez más globalizada y pide que se tenga en cuenta a los más pobres del planeta, explicó monseñor Silvano María Tomasi, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, en Ginebra.

La tercera encíclica papal se entrelaza con la “Populorum Progressio” (1967) de Pablo VI y con la “Centesimus Annus” (1991) de Juan Pablo II, con el fin de examinar las últimas fases del deteriorado capitalismo global.

El pontífice alemán, conocido por sus posiciones tradicionalistas, enfrenta esta vez graves e importantes problemas sociales, morales y éticos del mundo moderno para condenar el “egoísmo”, “la codicia” y la “falta de solidaridad”, lo que ha denunciado en varias ocasiones en sus mensajes públicos.

“La crisis financiera y económica que afecta tanto a los países industrializados como a las economías emergentes y a los países en vía de desarrollo demuestra que tenemos que revisar los modelos económicos y financieros que han dominado los últimos años”, anticipó el pontífice a mediados de junio.

Benedicto XVI, cuyo pontificado comenzó el 19 de abril de 2005, publicó su primera encíclica el 25 de enero de 2006, sobre el tema de la caridad y del amor divino, titulada en latín “Deus caritas est” y la segunda el 30 de noviembre del 2007, “Spes salvi” sobre la esperanza cristiana.

Para elaborar el nuevo texto, el Papa consultó numerosos expertos, entre ellos varios economistas, teólogos y prelados.

El economista italiano Stefano Zamagni, consultor del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz y que contribuyó a la redacción de la encíclica, adelantó en una entrevista que la nueva encíclica indica “el camino para superar dos modelos económicos”, que se inspiran del soviético y el neoliberal.

El Papa pedirá al mundo “un cambio de ruta”, aseguró el economista.

Un pedido que será abordado seguramente por los líderes de las mayores economías del mundo reunidos en Italia, a los que serán enviados copias de la nueva encíclica, la cual fue traducida a varios idiomas, entre ellos chino, árabe y latín.

Además de los jefes de Estado y de Gobierno de Estados Unidos, Italia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Japón, Canadá y Rusia asistirán al G8 los mandatarios de economías emergentes del G5, entre ellas China, México y Brasil.

Según indiscreciones de la prensa italiana, el Papa les propondrá que se “gobierne la globalización” y se introduzca un “código ético” para un desarrollo económico, político, social y hasta del medio ambiente correcto.

Temas que serán abordados personalmente durante audiencias privadas con el presidente Barack Obama, el 10 de julio, así como con el primer ministro japonés, Taro Aso, el 7 de julio.

You must be logged in to post a comment Login