Fijan cierre de central nuclear española para 2013

Madrid.- El ministro de Industria de España, Miguel Sebastián, confirmó el jueves en rueda de prensa la decisión del gobierno de “permitir a la central nuclear de Garoña seguir operando hasta 2013”, cuando cesará en forma definitiva su actividad.

Este plazo excede dos años de la vida de diseño de la central de Santa María de Garoña, en Burgos, al norte de España, que acaba en 2011, y es el que dicta el “sentido común”, en función del estudio de las condiciones técnicas, según fuentes socialistas.

Sebastián dijo que la decisión “no fue fácil, pero fue meditada” y que se basa en que es “políticamente coherente, laboralmente responsable, técnicamente justificable y energéticamente asumible”.

El titular de Industria recalcó que la “prioridad” del gobierno, dada la situación económica actual, es garantizar los puestos de trabajo, directos e indirectos, una vez se produzca la clausura de la central.

La autorización de dicha central para operar se extenderá de este modo por cuatro años más, y no durante diez, como solicitaron los titulares de Garoña, prórroga que contaba con la aprobación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

El ministro explicó que “en este margen de cuatro años, se podrá desarrollar una buena alternativa industrial en la zona que garantice los empleos”, ya que la crisis económica hace necesario actuar para paliar el impacto del cese de actividad.

Con esta prórroga, Garoña se convertirá en la primera central nuclear que opere durante más de 40 años en España. El resto de centrales nucleares que hay en el país podrán seguir funcionando hasta agotar su vida útil.

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró en Radio Nacional de España que se trata de “una solución desde la responsabilidad”, que tiene en cuenta el desarrollo de la zona.

Zapatero recordó que Garoña sólo produce el 1.0 por ciento de la electricidad del país y genera un 50 por ciento más de residuos nucleares que el resto de centrales españolas, debido a que es antigua y está “diseñada con una tecnología de hace décadas”.

Además, el presidente dijo ser consciente de que esta decisión será criticada “desde ambos lados”, y no se equivocó, pues ya llovieron las críticas desde diferentes formaciones políticas y sindicatos.

En este sentido, el líder del partido en la oposición, el PP, Mariano Rajoy, tildó la decisión de “disparatada”, dijo que es un “capricho” del presidente del gobierno y prometió que si llega a la presidencia, “rectificará” el cierre.

Desde el lado contrario, el diputado de Izquierda Unida (IU) en el Congreso, Gaspar Llamazares, acusó al gobierno de tomar una “decisión salomónica” que no satisface a nadie y aseguró que esta decisión “es no decidir”.

Desde la federación de Industria del sindicato Comisiones Obreras (CC OO) se opusieron a un cierre que no contemple los efectos laborales, industriales y sociales que se deriven e instaron al gobierno a proponer una futura estrategia energética.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login