Insulza hace gestiones “en el terreno” para restituir a Zelaya

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, continuará este viernes sus maratónicas gestiones en Tegucigalpa para restituir en su cargo al depuesto presidente Manuel Zelaya.

De acuerdo con la OEA, la misión de menos de 24 horas de Insulza es notificar a los “actores políticos hondureños” sobre los términos de la resolución aprobada unánimemente la madrugada del miércoles por la Asamblea General Extraordinaria del sistema interamericano.

Insulza ha desarrollado desde entonces “intensas conversaciones con los sectores mencionados, así como con cancilleres de los países miembros, en la búsqueda de una normalización de la situación interna hondureña”, enfatizó.

Los cancilleres de los países miembros de la OEA acordaron un plazo de 72 horas para que se restaure el Estado de Derecho en Honduras, según el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, de lo contrario será suspendido del organismo, de acuerdo con el artículo 21.

The New York Times señaló este jueves que se han iniciado pláticas informales con “actores políticos” del gobierno de Roberto Micheletti, designado por el Congreso hondureño como presidente del país, tras el golpe de Estado que depuso el domingo pasado a Zelaya.

Las propuestas incluyen una oferta de amnistía para los responsables del golpe y la garantía de que Zelaya no buscará un nuevo mandato, a cambio de reinstalarlo en su puesto, señaló el rotativo, que citó fuentes de la OEA.

La propuesta será complicada por la animadversión que tiene el Congreso contra el depuesto presidente, señaló el diario, que indicó que pese a los amplios lazos con militares de Honduras, Estados Unidos también está presionando para un retorno a la democracia.

El gobierno de Estados Unidos continúa evaluando si debe catalogar formalmente como “golpe de Estado” la destitución de Zelaya, a pesar de que el presidente Barack Obama y la secretaria de Estado, Hillary Clinton ya lo han calificado de esa manera.

El vocero del Departamento de Estado, Ian Kelly, dijo este viernes que bajo la sección 7008 de la ley de Operaciones Extranjeras se excluirían programas de ayuda humanitaria y desarrollo de la democracia si se determina oficialmente que es un golpe de Estado.

Los fondos a Honduras, que superan los 300 millones de dólares, incluyen la asistencia de la Oficina de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Cuenta del Desafío del Milenio.

Mediante una misiva, el representante demócrata de Massachusetts, James McGovern, urgió a la secretaria Clinton que suspenda inmediatamente la asistencia Honduras hasta la restauración de Zelaya en el gobierno.

Indicó que tanto el presidente Obama como Clinton han buscado una nueva relación con los países de la región y que su credibilidad en esos esfuerzos serán juzgados “duramente” si no toman acciones basadas en sus principios con respecto a la crisis en Honduras.

Citó denuncias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Human Rights Watch sobre detenciones arbitrarias, cancelación de servicios telefónicos, restricciones a la prensa y suspensión de las garantías individuales y protecciones judiciales.

Entre tanto, los presidentes Cristina Fernández (Argentina) y Rafael Correa (Ecuador) han reiterado su interés de acompañar a Zelaya a Tegucigalpa al cumplirse el plazo de 72 horas, pese a que el depuesto mandatario tiene una orden de arresto en su país.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login