OEA no negociará en Honduras, sólo entregará ultimátum: Zelaya

Por Isaí Angeles.

Panamá.- El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, advirtió que la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) irá a su país a entregar un ultimátum al gobierno designado por el Congreso hondureño, pero “no a negociar”. La misión encabezada por el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, sólo es “para entregar personalmente al presidente golpista (Roberto Micheletti) el ultimátum, no va a negociar”, dijo Zelaya en rueda de prensa en Panamá.

Acompañado de su canciller, Patricia Rodas, Zelaya anunció que este jueves por la tarde viajará a un país del Sistema de Integración de Centroamérica (SICA) “posiblemente El Salvador”, para desde ahí definir qué hacer en las próximas horas. A los hondureños les pidió mantenerse en las calles para luchar por la restauración de la democracia porque “nadie debe obediencia a un gobierno usurpador” y aseguró confiar en la misión de Insulza.

Zelaya señaló que posiblemente viaje el domingo a Honduras, al vencer el ultimátum de 72 horas dado por la OEA a las autoridades designadas por el Congreso para reinstaurar la democracia, pese a que tiene una orden de captura en su contra. Indicó que tras su misión en Honduras, Insulza debe informar el sábado a la OEA en Washington sobre los resultados de su misión y anunció que en caso de un fracaso, “las potencias mundiales” serán responsables de lo que pase en su país a partir de lunes.

El secretario general de la OEA va a Honduras “para escucharlos (a los líderes que lo destituyeron el domingo pasado) de cómo van a reinstalarnos”, apuntó Zelaya. El depuesto mandatario, quien manifestó esperar que la rueda de prensa fuera transmitida en Honduras, indicó que a su retorno para recuperar el poder será acompañado, entre otros, por los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, y de Ecuador, Rafael Correa.

Anotó que personalidades internacionales lo acompañarán como la Premio Nóbel de La Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú. “No tengo miedo, nunca he tenido temor”, puntualizó Zelaya en referencia a la situación que enfrentará en su país en caso de regresar sin que se haya restaurado la democracia y sobre todo porque se han emitido órdenes de captura en su contra. Explicó que las razones del golpe asestado por los militares el pasado domingo en apoyo a grupos civiles son injustificables, debido a que “no se puede destituir a un presidente sólo por realizar una encuesta, me hubieran hecho un juicio”.

El depuesto gobernante se refería a su fallido intento de consultar a los hondureños si quieren apoyar o desechar la idea de una Constituyente. En la rueda de prensa, Zelaya expresó su preocupación por lo que dijo son graves violaciones a los derechos humanos a raíz de la instauración de un estado de emergencia y la suspensión parcial de garantías individuales. De hecho advirtió que las autoridades designadas por el Congreso se exponen a ser sancionados por el Tribunal Internacional Penal. Sentenció que incluso las elecciones presidenciales de noviembre próximo serán ilegítimas si se mantiene Roberto Micheletti en el gobierno hondureño, por lo que pidió a los candidatos presidenciales de los dos principales partidos a pronunciarse contra la asonada. “El único que los puede legitimar soy yo”, aseveró Zelaya antes de partir a Centroamérica.

En la rueda de prensa restó importancia a las declaraciones de un vocero de Estados Unidos de que Washington realiza un estudio legal para determinar si lo ocurrido es o no un golpe de Estado y señaló que ese tipo de versiones son falsedades emitidas por los “golpistas”. Calificó como una “calumnia” las declaraciones de Micheletti -designado por el Congreso como presidente de Honduras-, de que una de sus tarjeta de crédito (de Zelaya) fue cancelada porque había gastado 80 mil dólares. Denunció que se siguen cometiendo abusos contra dirigentes políticos, aunque en el caso de su familia señaló que está refugiada en embajadas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login