Dividida comunidad hondureña en EU sobre crisis

Por Angélica Peña

Nueva York.- El presidente del hondureño Partido Liberal en Nueva York, Marcos Rosales, advirtió que de fracasar el diálogo y consenso para solucionar la crisis política en Honduras, habrá derramamiento de sangre y vendrán tiempos muy difíciles. Rosales, del partido político tanto del depuesto presidente Manuel Zelaya como del nombrado Roberto Micheletti, dijo en entrevista con Notimex que sería tapar el sol con un dedo negar que lo que pasó en Honduras fue un golpe de Estado, como algunos quieren hacerlo creer.

“El pueblo eligió a Manuel Zelaya como presidente y no fue el pueblo que lo sacó. Antes de proceder como lo hicieron y con las pruebas, debieron llevarlo a juicio. Zelaya debería retomar la presidencia”, indicó Rosales. Por su parte, Carmen Torres, activista comunitaria de Connecticut, señaló que el actual gobierno debería quedarse en el poder, ya que no quieren un gobierno socialista en Honduras.

“Toda la comunidad internacional debería apoyar incondicionalmente al gobierno que tenemos ahora. Zelaya estaba comprando a la gente pobre que es mucha, ya que somos uno de los países más pobres de Latinoamérica, con dinero y prometiéndoles casas, como hizo Chávez”, comentó Torres. Arturo Sánchez, líder hondureño en Queens, manifestó que un grupo de organizaciones están tratando de tener un consenso de hondureños en el extranjero sobre la situación, pero que hay posiciones divididas en torno a Zelaya, Micheletti, el pueblo y el partido político.

“Aunque no estamos de acuerdo en la forma que fue sacado Zelaya del poder, tampoco queremos la injerencia de países como Venezuela, y que el país se convierta en socialista radical”, manifestó Sánchez, quien además dirige el periódico comunitario La Voz de Honduras. Por su parte, Rosales señaló que Honduras podría vivir más pobreza, escasez, falta de trabajo, aumento en la delincuencia y que “la fuerza militar no es suficiente, ya que muchos militares han desertado de las filas por esta situación”, agregó.

“En estos momentos debemos dejar el partidismo y debemos pensar en el bienestar de todos lo hondureños”, indicó Rosales. Según Torres, “aunque Micheletti no es la persona ideal para asumir el cargo, sólo estará seis meses, y que lo que pasó no fue un golpe de Estado. Y no dejaré de ser liberal por esta situación”, comentó. Algunas organizaciones planean llevar acabo una concentración el fin de semana en Nueva York por la paz y la democracia en Honduras.

Según el sondeo más reciente del Censo 2005-2007, los hondureños en Estados Unidos alcanzan el medio millón. El regreso de Zelaya no pudo materializarse el domingo en el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, luego del gran despliegue militar que bloqueó la pista de aterrizaje y que evitó que el avión, de la empresa venezolana Citgo, tocara tierra hondureña. Los seguidores de Zelaya se congregaron desde temprano en el puerto aéreo para esperar a su líder, lo que generó hechos de violencia que provocaron entre uno y tres muertos.

Cuando Zelaya anunció que su viaje lo realizaría el domingo convocó a sus simpatizantes a que lo recibieran en el aeropuerto, sin embargo, el avión sobrevoló la pista hasta que el piloto confirmó que era imposible realizar el aterrizaje. Zelaya, acompañado de una comitiva de nueve integrantes, tuvo que viajar a Managua, para posteriormente trasladarse a El Salvador y de ahí regresar a la capital estadounidense donde este día se prevé que se reúna con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login