Pide Israel a Washington “plan B” para Irán

Jerusalén.- Israel instó a Estados Unidos a preparar un plan alternativo contra Teherán en caso de que la iniciativa diplomática del presidente Barack Obama no consiga frenar el programa nuclear iraní.

El plan que propone Israel incluye la imposición de severas sanciones contra el régimen de Teherán, y fue transmitido a Washington a través de mensajes llevados recientemente por altos funcionarios en el gobierno de Benjamín Netanyahu, informó este lunes el diario Haaretz.

Mensajes similares fueron enviados a los gobiernos de Alemania, Rusia, Francia y Japón.

Según el diario, Israel está interesado en que las potencias occidentales comiencen ahora a preparar el tipo de sanciones a las que se expondrá Irán si fracasa la acción diplomática que Obama y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, tienen intención de emprender.

Los mensajes fueron tramitados durante la reciente ola de disturbios en Irán por el resultado de las elecciones presidenciales, dice el diario.

“Israel ha ajustado sus mensajes a las nuevas circunstancias que se han creado por los disturbios en Irán”, manifestó un alto funcionario en condición de anonimato, y aclaró que Israel “debe decir las cosas claras desde ahora para que después no haya confusión”.

Israel teme como al fuego que Irán puede llegar a la bomba nuclear, y la mayoría de sus servicios de inteligencia vaticinan que ya este mismo año o el próximo Teherán puede situarse en posición de fabricarlas.

Para el jefe del servicio de inteligencia Mossad, Meir Dagán, sólo en 2014 tendrá la capacidad de poder atacar con esas bombas, pues necesitará misiles de gran capacidad y alcance, que también está fabricando.

Las presiones israelíes a Estados Unidos y otros países occidentales para que se tenga preparado un “plan B” alternativo al diálogo, coinciden con numerosas informaciones en medios de prensa sobre preparativos en Israel para un supuesto ataque contra Irán.

En los últimos días varios medios informaron que un submarino israelí Dolphin, supuestamente con capacidad nuclear, cruzó por primera vez en seis años el Canal de Suez con dirección al Mar Rojo.

El submarino regresó ayer por el mismo camino hacia su base en Haifa, en la costa mediterránea israelí.

Analistas consideran el viaje una prueba para verificar las líneas de acceso hacia el Golfo Pérsico y aseguran que su cruce por el canal se realizó en plena coordinación con Egipto, en lo que ven una advertencia de ambos a Irán.

Israel no es el único país de Oriente Medio que se considera amenazado por Teherán. También Egipto y Arabia Saudita se ven amenazados por el régimen fundamentalista, con el que mantienen un delicado balance en los últimos años.

Los Dolphin son pequeños submarinos que Alemania construyó hace unos años para Israel y según los medios especializados tiene cuatro grandes silos para disparar cohetes de largo alcance, y no sólo torpedos.

En un eventual ataque israelí se baraja la posibilidad de que al menos uno de estos submarinos tome posiciones en aguas del Golfo Pérsico como disuasión ante cualquier ataque iraní con armas no convencionales.

Hoy el diario Jerusalem Post informó que aviones de combate israelíes participarán en los próximos meses en varios ejercicios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de Estados Unidos para misiones de largo alcance, e interpreta que puede ser parte de los mismos preparativos.

Destacó asimismo que el año pasado unos 100 aviones israelíes realizaron una misión aérea hasta casi las costas de Grecia para verificar cuán de lejos podían llegar.

La respuesta de Estados Unidos al llamado “Plan B” israelí es por ahora fría, y así lo aclaró la víspera el vicepresidente Joseph Biden en declaraciones a la cadena ABC de su país.

Biden recalcó el “derecho” de Israel como “nación soberana” a hacer los que considere de su “interés”, “tanto si estamos de acuerdo como si no”, pero aseguró que las presiones no “tendrán efecto en el comportamiento” de Estados Unidos, que ha apostado “

You must be logged in to post a comment Login